No más «Andahuaylazos»

No más «Andahuaylazos»

Luego de que el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) diera luz verde al partido político: “Alianza Nacional de Trabajadores, Agricultores, Universitarios, Reservistas y Obreros” (A.N.T.A.U.R.O.), Antauro Humala, líder de dicho partido, ha venido haciendo proselitismo político en todo el país, promoviendo odio y división entre los peruanos.
Sin mostrar ningún tipo de arrepentimiento después del funesto “Andahuaylazo”, que le trajo como consecuencia el haber estado preso por 17 años en el penal de Ancón II (por los delitos de homicidio simple, secuestro, daños agravados, sustracción o arrebato de arma de fuego y rebelión), Antauro Humala ha reivindicado su discurso de reprimir a todo aquel que no apoye su ideología radical. Según sus propias palabras: “Sendero Luminoso es lo mejor que ha dado la izquierda”, pero no solo eso; hace escasos días en una entrevista radial declaró que una forma de “moralizar” a las Fuerzas Armadas –según su criterio– es fusilar a generales y coroneles, pues supuestamente con esta medida en tres días el Ejército se pone “operativo”. Además, se refirió a dar muerte a funcionarios públicos, al cierre inconstitucional del Congreso, y a la instalación ilegal de una Asamblea Constituyente, por supuesto bajo el molde totalitario del neofascismo que tanto pregona.

Ante esta arremetida filoterrorista, no podemos quedarnos de brazos cruzados. Por eso he oficiado a los titulares de la Fiscalía de la Nación, la Defensoría del Pueblo y el Jurado Nacional de Elecciones para que tomen cartas en el asunto. Es inaceptable la vulneración sistemática de elementales principios democráticos por parte de este señor; y para esto tenemos que ser capaces de defender y aplicar la ley.

El artículo 14 de la Ley de Organizaciones Políticas establece que «La Corte Suprema de Justicia de la República, a pedido del Fiscal de la Nación o del Defensor del Pueblo (…) podrá declarar la ilegalidad de una organización política cuando considere que sus actividades son contrarias a los principios democráticos (…)» el numeral 1 de dicho artículo considera un supuesto: «Vulnerar sistemáticamente las libertades y los derechos fundamentales, promoviendo, justificando o exculpando los atentados contra la vida o la integridad de las personas o la exclusión o persecución de personas por cualquier razón, o legitimando la violencia como método para la consecución de objetivos políticos». Asimismo, aguarda en el Pleno del Congreso el debate de mi Proyecto de Ley 3911 que impide que, sentenciados por terrorismo, traición a la patria, rebelión, y cualquier otro delito contra el orden constitucional puedan postular a algún cargo de elección popular.

Me ratifico: Antauro y su partido son un peligro para nuestra democracia. Después no digan que nadie hizo nada por evitarlo. ¡Sumemos fuerzas!

Mira más contenidos siguiéndonos en Facebook, Twitter, Instagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.