Hoy, es un gran día para la democracia en el Perú, hemos sido convocados a expresar nuestra voluntad, mediante la emisión del voto en las Elecciones Generales; sin embargo, un alto porcentaje de ciudadanos están hartos de la corrupción y las promesas sin cumplir, de aquellos personajes que han llegado al gobierno y, por eso, hasta se plantean pagar su multa, antes de ejercer su deber y derecho a elegir Presidente de la República y miembros del Parlamento Nacional.
A estas razones se suma la pandemia, y hasta la disfrazada manipulación de los poderes que todavía representan a la gran corrupción, invocando mil motivos para que hoy no se recurra a votar; como es lógico, aprovechan la falta de compromiso y de cultura cívica de los peruanos en general; consecuencia de unos medios que, por falta de autonomía e independencia suficientes, no convocan a un abanico de analistas y líderes de opinión, que los hay y muy buenos, sino solo a quienes provienen del mundo del lobby organizado.
Es necesario ser conscientes de que las elecciones generales de hoy son vitales para recuperar y trazar el rumbo de una democracia sólida en nuestro país. No nos olvidemos que las anteriores elecciones de 2016 han debilitado enormemente, no solo nuestras instituciones políticas; sino también aquellas que han sido infiltradas por un poder oscuro con vocación totalitaria y de pensamiento único, que ha dado como resultado un cuarto Presidente de la República en un mismo período, que no ha sido elegido en las urnas, sino proveniente de una minoría en el Congreso que supo muy bien colocar contra la pared a la mayoría, para conseguir su nombramiento.
Nuestra democracia está herida por quienes, desde los poderes fácticos -sobre todo, provenientes de la izquierda caviar- quieren seguir gobernando, mediante la estrategia de la infiltración, a través de asesorías o puestos técnicos claves, muy bien remunerados, en los gobiernos de turno que no han sido capaces de sacudírselos de encima; como tampoco lo han hecho con la corrupción o corruptelas que se enquistan como plagas.
En consecuencia, depositar el voto hoy domingo es de suma importancia porque es la única manera que tiene la mayoría de ciudadanos de participar directamente en los destinos del Perú. Necesitamos un presidente que se haya preparado para ejercer este cargo, no de un advenedizo maniatado por “rasputines” que brincan de gobierno en gobierno; así como necesitamos también de buenos representantes en el Congreso. Todo lo cual solo es posible con nuestra participación cívica pensada, informada y comprometida.
Es comprensible que haya una gran mayoría que “pasa de la política” y opta por colocarse en “modo indiferente”; la falta de cultura política y de una vida sin participación ciudadana resta el interés por la cosa púbica que, sin embargo, nos afecta directamente -desde el precio del pan, hasta el respeto a nuestros principios y valores- y marca el destino de nuestra generación y de las generaciones venideras.
Los invito a participar de este llamado que la democracia nos hace, cada 5 años, para elegir a las principales autoridades del país, con los debidos cuidados -mascarilla, alcohol y lapicero azul- pero no podemos seguir sufriendo con gobiernos populistas que, frente a la pandemia, nos han ofendido con las “vacunasVip” y, más aún, con la corrupción e ineficiencia que -por falta de oxígenos, de camas y de vacunas- han producido la muerte de más de cien mil personas, aunque lo oculten.
Ojalá hoy tengamos suficientes luces para elegir a los mejores.
(*) Excongresista de la República.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.