No es suficiente que Castillo realice cambios ministeriales y expulse al terrorista Maraví o al misógino Bellido. No basta que se elija a los nuevos miembros del TC o que se aprueben leyes para delimitar la confianza ni que se investiguen las supuestas irregularidades en las elecciones del 2021. Son logros importantes, pero al final, simples parches. El país está en un problema gravísimo, es momento de tomar decisiones y cortar esta pesadilla de raíz. La vacancia es el único camino.  Pretextos como darles una oportunidad o que se generaría mayor inestabilidad, son inaceptables, por ello rechazo que el General Chiabra (El Comercio 12 de setiembre de 2021) señale que “No darle la confianza a un primer gabinete tambien afecta la estabilidad del país en un momento de crisis” cuando él mismo votó en contra. ¿Qué le pasa a la oposición en el Congreso? ¿El puesto les ha hecho perder la perspectiva? ¿No se dan cuenta que Castillo está más empoderado que nunca, que este gobierno está tomando demasiada fuerza y que ellos son los únicos que cuentan con la prerrogativa constitucional para detener la debacle?

Su bancada y entorno tiene facciones y fisuras, pero él es el presidente y se siente por encima del bien y del mal. Regresará aún más envanecido de los EE.UU y la CELAC de AMLO, donde viajará acompañado de una nutrida comitiva de empresarios cortesanos. Parecería que la inflación, la subida de precios y la inestabilidad no le han hecho un solo rasguño. Según Ipsos, su popularidad ha crecido en 4% y los medios de provincias, bien aceitados, ya empezaron la campaña de endiosamiento. Cada día que pasa gana terreno. Los mercados se sintieron aliviados cuando en su mensaje inaugural no mencionó la posibilidad de una nueva Constitución y le dio la bienvenida a la inversión privada, sin embargo, su partido pretende reformar el artículo 206 de la Carta Magna e incorporar la Asamblea Constituyente y, recientemente declaró que recuperaría el gas de Camisea para todos los peruanos. Una forma elegante de disfrazar una expropiación.

Gran irresponsabilidad pensar que la captura de Guzmán implicó el fin del terror. En estos últimos 30 años no ha existido una batalla ideológica por parte de los partidos políticos, los medios y los gobiernos. SL nació en el espacio educativo ayacuchano y años más tarde su brazo político Movadef se posicionó con mucha fuerza en el sector educación. Como bien denuncia El Montonero, las escuelas de provincia están infiltradas de comunistas destinados a adoctrinar a los niños. Los maestros en la escuela pública peruana son propagandistas políticos y la educación no es solo un asunto de interés pedagógico circunscrito a los límites escolares, sino un proyecto político destinado a la conducción de la sociedad, desafortunadamente, en el marco de ver cada relación social bajo la óptica de la opresión y el conflicto. El gobierno de PL y Castillo es reflejo de ese odio y necesidad de venganza, del triunfo de los marginados contra los privilegiados raciales y nada conducido por el rencor termina bien.

Keiko Fujimori  y Lourdes Flores sostienen que seguirán luchando por recuperar nuestro país pero no explican el cómo. Por favor, entiendan, no se trata de ganar pequeñas batallas congresales sino la guerra, vacancia ya.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en Facebook, Twitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.