Según un informe del Fondo Monetario Internacional fechado enero 2020, la economía peruana YA venía mostrando signos preocupantes. Sinteticemos.

Desempeño económico: Fuimos de las economías con más rápido crecimiento de la región, hasta el año pasado (2019). Ahí éste cayó a 2.4% por una combinación de factores. En el frente externo, la demanda de exportaciones de productos primarios se redujo, mientras que la industria minera se contraía internamente y la ejecución de proyectos de inversión pública fue menor a la previsto. Régimen Tributario: Se redoblaron (probadamente sin éxito) esfuerzos por recaudar ingresos mientras el gobierno buscaba subir el gasto público. Infraestructura: La infraestructura de Perú se compara deplorablemente con la de sus competidores. Es evidentemente necesario invertir en Salud, agua y saneamiento, vías de transporte, Exportación agrícola: Las últimas dos décadas Perú logró gran auge impulsado por las exportaciones de frutas y hortalizas de alto valor (aguacates, arándanos, uvas, y espárragos). En las zonas rurales, aquel auge contribuyó a reducir la pobreza que disminuyó del 80% en 2004 al 36% en 2018. Como apostilla, cabe precisar que en 2021 la gestión Sagasti y el Congreso populista anularon la exitosa legislación agroexportadora que produjo el milagro de la llamada nueva agricultura peruana, Corrupción: La investigación del caso Lava-Jato tuvo gran impacto a nivel político-económico. ¿Resultado? El estancamiento de los grandes proyectos de inversión. Social: Urge mejorar la protección social para continuar atenuando la pobreza. Faltan reducir la desigualdad de los ingresos, reformar el sistema de pensiones y profundizar el desarrollo financiero.

De otro lado, un último informe del Directorio Ejecutivo FMI señala que la pandemia Covid “creó el año pasado más de 1.8 millones de nuevos pobres en Perú, adonde el índice de pobreza llegó a alcanzar al 27.5 % de la población, casi seis puntos porcentuales más respecto al 2019 (…). Agrega, “el impacto de la pandemia en la incidencia de la pobreza ha sido dramático en el Perú, donde los niveles de pobreza subieron sin precedentes”. Y para precisar dice: “la pobreza habría subido 5.8 puntos porcentuales en 2020 en Perú, alcanzando un 27.5 % de la población”. Cifra realmente atroz. Incluso, el FMI prevé que la pobreza “baje solo marginalmente”. Añade: “A inicio de 2021 Perú implementó un bono de S/600.00 para diez regiones del país. Esta medida (añade) solo disminuirá el nivel de pobreza en 0.7 puntos. La ausencia de mayor apoyo daría lugar a que muchos hogares caigan nuevamente en pobreza.” El Fondo sugiere que un bono de S/ 2,760 (que afectaría en 2.3% el PIB) bajaría en 6.4 puntos la pobreza, superando los niveles registrados en 2019.

Hasta 2011, con un historial de gestión fiscal prudente y deuda pública contenida (tope 30 % del PIB) Perú redujo a la mitad la pobreza. No obstante, el populismo iniciado por Humala, mantenido por PPK y el desatado viralmente por Vizcarra-Sagasti, ha provocado una caída de 11 % del PIB. ¡La peor recesión del país y entre las más altas del mundo! La ciudadanía demanda un castigo ejemplar para estos politicastros aventureros.