Todo lo que es vivido, sentido, comprendido por nosotros forma parte de nuestro pensamiento, como la imaginación, sentimiento, conocimiento, juicio, intención, expresándolo a través del lenguaje. Según la escuela gestáltica, explica que el pensamiento es como una reestructuración repentina de los datos de la experiencia, una especie de iluminación interior, a la que llama insight.

El pensamiento tiene una correlación con lo que piensa Demián, “las cosas que vemos son las mismas cosas que llevamos en nosotros, no hay más realidad que la que tenemos dentro”. Lo que significa que las experiencias de la vida la moldeamos de acuerdo a lo que pensamos y sentimos, aunque los acontecimientos de la vida se hayan configurado en el mundo exterior. Por esto es importante hacer la diferencia entre mirar y ver. Los seres humanos pueden mirar las situaciones de la vida sin pensar más allá, empero, cuando ves los contenidos, el razonamiento de lo que ves se convierte en analítico, comparativo y reflexivo, que obliga a nuestro pensamiento a expresar un juicio de valor.

El pensamiento se va esculpiendo desde que tenemos uso de razón, las personas recuerdan con alegría cuando le compraron su primera pelota, una muñeca, experimentando su creatividad cuando metió su primer gol, peino su muñeca o cuando la profesora estimula al alumno por haber destacado en su vocabulario, marcando la diferencia de sus demás compañeros. El pensamiento del adolescente, al cambiar su voz, su expresión física, las experiencias con los amigos u amigas del barrio, la patota de la esquina, la primera ilusión de adolescente que se ilusiona, enamora de la amiga u amigo del barrio, de la escuela, el primer beso, la iniciación sexual de la pareja es inolvidable, la fiesta o viaje de promoción del colegio, el ingreso a la universidad, fuerzas armadas o policiales, la vida de estudiante universitario, la participación en actividades culturales, recreativas, la participación en el debate en clases, en algunas veces confrontando al docente y compañeros del claustro universitario, la participación en política sobre la realidad nacional, el grado, el jurado, la aprobación por unanimidad o mayoría, los primeros aciertos en la vida profesional, la elección de la pareja para que sea la compañera o compañero con el ideal que sea para toda la vida, la familia, los hijos, los nietos, que repiten muchas veces el patrón en la manera de enfocar el desarrollo de la vida, los hijos que llegan a la adultez y se van; como dice la psicoterapeuta Kasimir, los padres no son dueños de los hijos sino guías de sus hijos y hay que enseñarles a pescar y no darle todo servido, porque de lo contrario aprenden a no darle valor a las personas y las cosas que les rodea, se vuelven egoístas. Saber entender y comprender la separación de los padres como pareja y comunicación con los hijos, este es un tema complicado en la medida que algunas veces se produce la alineación parental de parte de alguno de los padres y en estos casos hay que trabajar en psicoterapia el pensamiento, confrontando hechos para obtener un desapego del pensamiento introyectado en forma adversa, a fin de que el pensamiento fluya en aras de una buena convivencia humana, con el fin de obtener un pensamiento positivo.