En octubre último tuvimos una de las polémicas más absurdas e inútiles. El día del descubrimiento de América, 12 de octubre, es una fecha celebrada con mayor o menor énfasis en el Hemisferio Occidental. En el Perú fue feriado hasta hace 50 años. En otros países hispanoamericanos quizás lo siga siendo, en México se le celebra como una conmemoración pluricultural.

En España a partir de la restauración de la monarquía es el feriado nacional, por ser una fecha que une a todos los españoles sin ofender a ninguno. En Estados Unidos es un feriado federal.

¿Qué ocurre entre nosotros para que se despierte tanta discusión con un trasfondo de resentimiento? Sin duda para los descendientes de los pueblos nativos que llegaron antes de Colón, puede tener una significación dolorosa y así debemos entenderlo y respetarlo.

En la América precolombina se desarrollaron cuatro grandes culturas, la azteca o mexicana, la maya o centroamericana, la chibcha o colombiana y finalmente la incásica y pre incásica en los Andes del Perú y Bolivia. Sin embargo también debemos considerar que esas cuatro grandes culturas, salvo la azteca y la maya, estuvieron desconectadas entre sí, e incluso la maya dejó de existir en el siglo XV, cerca de 100 antes de la llegada de Colón.

Ninguna de esas cuatro grandes culturas tuvo conciencia de América como un continente distinto del resto. Fueron autóctonas pero no americanas en el sentido continental del término. Los primeros habitantes de América llegaron del Asia atravesando el estrecho de Behring por tierra y por mar para luego literalmente desparramarse sobre el resto del Hemisferio Occidental.

Las primeras culturas nacieron alrededor de 4,000 antes de Cristo como se ha comprobado en el caso de Caral, pero no hubo comunicación entre los hemisferios sur y norte de América.

Los vikingos que descubrieron Groenlandia y el Labrador en el siglo X se retiraron en el siglo XV sin ser conscientes que habían llegado a otro continente. Ninguna de las culturas nativas americanas se lanzó a descubrir nuevos mares e islas. El descubrimiento vino de Europa y concretamente de una España recién unificada con un impulso conquistador y evangelizador.

Después vinieron los portugueses, los franceses, los ingleses y hasta los holandeses. Colón, el descubridor del 12 de octubre, fue reemplazado por Américo Vespucio, quien algunos años después navegó y cartografió las costas del continente con unos mapas que llevaron su nombre. Por esa razón reemplazó a Colón para darle el nombre al nuevo continente. Recién con él se tomó conciencia que era otro continente.

¿Podemos cambiar esos hechos? No. Los hechos son lo que son y de ellos debemos sacar consecuencias útiles. ¿Cuáles podrían ser en el Perú? Que nos aceptemos como somos con una raíz mestiza e inclusiva, basada en el viejo dicho de “quien no tiene de inga lo tiene de mandinga”, a lo que habría que agregar la migración china y japonesa llegada en los siglos XIX y XX.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.