OEA: visita con yaya

OEA: visita con yaya

El viernes 20 de octubre último, el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), del cual es vicepresidente “Forzay” padre, embajador en retiro aliado del inepto probado y presunto corrupto P. Castillo, adoptó una resolución mediante la cual, entre varios temas, se solidariza y respalda al gobierno peruano y decide que un denominado “grupo de alto nivel” conformado por representantes de sus Estados miembros realice una visita al Perú para que haga un análisis de su situación e informe de ello al Consejo.

Originó tal resolución el pedido formulado una semana antes por Castillo, que sin duda se siente cercado por la larga lista de actos de corrupción identificados por la Fiscalía de la Nación y la denuncia constitucional que en virtud de ellos ha planteado, por la posibilidad de que el Congreso pueda vacarlo del cargo o al menos suspenderlo en sus funciones, el riesgo inminente y cierto de que termine en la cárcel, así como el ya generalizado repudio que su sola presencia suscita hasta en los lugares que supuestamente lo apoyaron.

El pedido de Castillo para que se aplique la Carta Democrática Interamericana, aprobada en Lima el 11 de septiembre de 2001, no cumple con los supuestos previstos en ella. En primer lugar, porque es evidente que el Perú no atraviesa por “un proceso de alteración o ruptura inconstitucional del orden democrático”, ya que jamás podría ser inconstitucional que órganos como el Poder Legislativo o la Fiscalía de la Nación cumplan su función de fiscalización al Poder Ejecutivo y de persecución del delito, respectivamente.

Tampoco es admisible que el gobierno alegue que está en riesgo su legítimo ejercicio del poder o el proceso político institucional democrático peruano, cuando es por todos conocido -en el Perú y a nivel internacional- que es el gobierno mismo el que está socavando la institucionalidad del país y carece de legitimidad por la gran incapacidad y corrupción funcional que exhibe desde el primer día.

Aun cuando el grupo de alto nivel de la OEA escuchara a los distintos componentes de la sociedad peruana, sean instituciones públicas como el Congreso de la República, Tribunal Constitucional, Poder Judicial, Ministerio Público, Procuraduría General, etc. y a la sociedad civil, comenzando por las Iglesias, la prensa no comprada, los partidos políticos y los gremios, muy poco cabe esperar de ello pues el Consejo ya adelantó su respaldo y solidaridad con el gobierno causante de todos los problemas del país.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.