Quijotes, “Los Hermanitos Castillo Cerrón”, cual sea el resultado de la votación por la cuestión de confianza solicitada por la jefa del Gabinete Ministerial, avanzarán un tramo más de la ruta para la instauración de un gobierno comunista en el Perú.

Así, de negárseles, el Legislativo, habrá percutado su primera bala de plata, colocándose a vista de tiro del Ejecutivo, procediendo de inmediato, Castillo, con el nombramiento de otro impresentable gabinete, con la misma finalidad; es decir, se le deniegue la confianza y cerrar el Congreso.

En el caso se otorgue el VOTO DE DESCONFIANZA al Gabinete Mirtha Vásquez, permanecerán intonsas las dos balas de plata, sin embargo, los bolcheviques chotanos habrán logrado posesionar a sus calamares rojos, en los ministerios de Defensa, Interior, Educación, Cultura y Desarrollo e Inclusión Social. Es decir, ¡en cualquier escenario ganarán!

Forma parte de la estrategia cerronista, la ladina escenificación del supuesto fraccionamiento de la bancada congresal perulibrista, pretendiendo hacérsenos creer que una facción apoya a Castillo y otra a Cerrón, mentira que se evidencia contradictoria mediante la votación para la promulgación de la ley que regula la cuestión de confianza, en la que todos los calamares rojos monolíticamente votaron en contra; aun cuando, con voz en cuello, airadamente clamaban por el cierre del Congreso.

Tampoco son ciertas las fricciones entre Cerrón y Castillo, sino ¿cómo explicar el nombramiento del impresentable Bellido como premier? o ¿cómo así se nombró al abogado de Cerrón y de Los Dinámicos del Centro como ministro del Interior? La respuesta es que todo es falso, así como lo es que, el radical comunista Bermejo haya optado por ponerse de lado de Castillo en contra de Cerrón. Todas estas burdas falsedades son tácticas que forman parte de la maliciosa estrategia roja.

Todo lo que planifiquen y ejecuten los cerronistas inherentemente será contradictorio, confuso, tosco, rústico, hosco, al puro estilo del Puka Bellido. Pero dentro de todo ese caos existirá un orden oculto, un objetivo ulterior: entre otras, el cierre del Congreso, el copamiento del Estado incluyendo los gobiernos subnacionales, el empobrecimiento de la clase media, la miseria de los más pobres, el debilitamiento de las FFAA y la PNP, gobernar a través de Perú Libre, instaurar un gobierno que mantenga rehén del populismo a la población; es decir, instaurar el comunismo.

Al comunista no le importa la condena social, ser considerado mentiroso, informal, contradictorio, desordenado, impuntual, desestructurado, corrupto, delincuente, traicionero. Todo lo anterior, a toda costa, cede ante el logro del objetivo, siempre acudiendo a la “Estúpida Victimización”. Es por ello que, a las pocas horas de la presentación del discurso de investidura de la presidenta del Consejo de Ministros, a Castillo no le importó manifestarse contrario de lo dicho por ésta.

Quijotes, al comunista no se le puede ni debe creer nada. Por ello, el único camino viable para librarnos de estos impresentables y de la instauración del comunismo en nuestro amado Perú, es vacar a Castillo de inmediato, lo antes posible.
Peruanos, no queda otra…..¡Vacancia Presidencial Ya!

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.