Este martes 30 terminó la cuarentena que le dio un tiempo al gobierno para preparar los hospitales un poco mejor de lo que se encontraban cuando comenzó la pandemia. Sin embargo, hay muchas cosas que quedan por resolver como las camas UCI, ventiladores, medicamentos y el oxígeno.

En esta última necesidad me quiero detener porque una de las formas de combatir el Covid-19 es la administración de oxígeno oportuna al paciente cuando este se encuentra con saturación muy baja. Por lo que es de suma urgencia abastecer a los hospitales inmediatamente.

Pero vamos a seguir analizando las razones de por qué llegamos a este punto ya que en el artículo anterior (¨Déjennos respirar¨ 07/06/2020), explicamos cómo en el Petitorio Nacional Único de Medicamentos Esenciales” (PNUME), aprobado mediante Resolución Ministerial Nº062-2010/MINSA el 27 de enero de 2010 imponía la condición que para comercializar oxígeno medicinal en el Perú este debe tener una concentración del 99 al 100%, y fue entonces cuando le retiraron los registros sanitarios a quienes comercializaban oxígeno con una concentración al 93%. Esta R.M. fue firmada por el exministro Óscar Ugarte.

Luego tres empresas denuncian en Indecopi este hecho, organismo que les da la razón el 22 de noviembre del 2012 (Resolución 0334-2012/CEB-INDECOPI), y esta decisión se le comunica al Minsa cuando la ministra era Midori de Habich. Fue durante su gestión que al Minsa se le comunica que no se está teniendo en cuenta los perjuicios que esta imposición podría generar en el administrado y en la población (refiriéndose al oxígeno de 99%). Sin embargo, no se hizo nada. Hay que recordar que las Resoluciones de Indecopi en esa fecha no se extendían a todas las empresas del rubro, sino que cada empresa tenía que denunciar por el mismo hecho al Minsa para poder obtener la razón, pero todas finalmente se iban a encontrar con este largo camino burocrático que termina haciendo que se rindan. Luego llegó de ministro de Salud Aníbal Velázquez y el 25 de junio de 2015 sella con un nuevo PNUME, aprobado mediante Resolución Ministerial Nº339-2015/MINSA dejando el oxígeno al 99% y aquí no pasó nada.

Hoy vemos los resultados de estas acciones no solo en Lima, sino en La Libertad, en Jaén, en Tarapoto y en los lugares más alejados donde las familias y la iglesia hacen colectas para salvar a su gente por falta de oxígeno. Ya ha pasado un mes desde que publiqué el anterior artículo y nadie tiene la culpa, todo ha sido pasado por agua tibia, y la gente se sigue muriendo. Es hora de corregir el PNUME con un oxígeno al 93%, y estaremos pendientes de quienes tienen el valor de hacerlo.

Sandro Stapleton