Mientras muchos se preguntan si los congresistas cambiarán de actitud para recuperar la democracia, día a día se nota más la existencia de un pacto infame de sobrevivencia entre el Parlamento y el gobierno del lápiz.

Hasta los de extrema derecha están ciegos, sordos y mudos. Se llama traición, pues incluso votando en contra, no están realizando su trabajo de control político y menos el de fiscalización. Ni siquiera se les ocurre interponer una moción de vacancia.

Lo advertimos, nada de lo que se conozca y que justifique la caída de Pedro Castillo, será promovido por este Congreso.

Qué decir del Ministerio Público, hasta el abogado de Perú Libre, Benites Tangoa, quien ejecutó la compra de la versión de un testigo clave en su contra y pese a estar filmado en pleno ofrecimiento, se ha fugado del país. Es decir, ni con todas las pruebas pedirán la prisión de Vladimir Cerrón, todo hace notar que la impunidad está de fiesta en nuestro país.

En este momento crítico para el Perú y su futuro en la democracia, con la posibilidad de que el esquema terrorista de los Quispe Palomino haya coronado en el gobierno a punta del dinero del narcotráfico, nos toca voltear como única esperanza ante el Poder Judicial, donde este martes 16 de noviembre se resolverá la demanda de nulidad de las elecciones presidenciales.

Está en las manos del juez Torres Taso el futuro del país, aunque sabemos que hasta hoy él ha hecho bastante con escucharnos, debería declarar fundada la demanda al asistirnos la razón y el derecho a todos los peruanos de hacer valer nuestro derecho a elegir.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.