Cuando René Descartes escribió en su obra “Discurso del Método”: “La facultad de juzgar y distinguir lo verdadero de lo falso, que es propiamente lo que llamamos buen sentido o razón, es naturalmente igual en todos los hombres”, afirmaba la capacidad del individuo para actuar en base a la razón y por ello la libertad de decidir y elegir. ¿Cuánto interviene los medios de comunicación y las redes sociales en la “inducción” a un sector importante de la ciudadanía con información no verdadera? ¿Cuánto influyen los candidatos en la decisión de un voto ciudadano responsable con propuestas que no son viables? Aquí es donde emerge con fuerza la frase de José Martí, “la educación os hará libres”.
Hay verdades tan evidentes que distinguen de cuerpo entero las fortalezas y debilidades de los candidatos. Por un lado, el candidato Pedro Castillo sin un discurso estructurado que demuestre unidad y coherencia en sus ideas y propuestas; sólo nos brinda un discurso amorfo y un menú de acciones a realizar desde el gobierno, todas dictadas desde la trastienda por el señor Vladimir Cerrón quien no tiene el menor escrúpulo en enmendar la plana a su candidato diciendo “…hubiera dicho esto o esto otro”. El candidato Castillo es un mal ventrílocuo del Vladimir Cerrón, pero ambos expresan un pensamiento totalitario. En las formas y actitudes hay mayores similitudes, es evidente en ambos la intolerancia por quien manifieste posiciones contrarias y una actitud machista donde para ellos las mujeres son ciudadanas de segundo orden. Claro, para las ONG progres y para las organizaciones defensoras de género todo esto pasa desapercibido.
Por otro lado, la candidata Keiko Fujimori aún no se descarga del peso que significó el “decenio” de su padre. Evidentemente terminó con la hiperinflación y el terrorismo de Sendero Luminoso y el MRTA; pero arrastró consigo con una estela corrupción y “compra de conciencias y medios”; en esto último Vizcarra no hace ninguna diferencia y tuvo el aval en su “cogobierno” con los caviares que hoy apoyan a Pedro Castillo. La candidata Fujimori necesita hacer un profundo y verdadero acto de contrición que sea sentido por la población. Tiene mayor solidez en sus propuestas, pero es necesario enrumbar el modelo económico a una verdadera economía social de mercado donde el pobre sienta que es menos pobre, mejorando su capacidad adquisitiva.
La ciudadanía para que ejerza esa “facultad de juzgar y distinguir lo verdadero de lo falso…” necesita educación plena, trabajo, salud y justicia… Necesita el “pan con libertad” propuesto por Víctor Raúl.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.