Pio Pantoja, presidente de la Asociación Peruana de Empresarios de la Panadería y Pastelería advirtió que muchos panaderos se vieron obligados a reducir el peso de su producto con el fin de mantener el precio con el cual llega a la mayoría de las mesas peruanas. Aquellos que decidieron no sacar la vuelta a los consumidores, trasladaron el incremento del costo de los insumos y la nueva tarifa eléctrica al consumidor.

Pantoja ha sido claro. Ya no aguantan y el próximo aumento sí deberá trasladarse al consumidor, quien deberá tener claro que comprará un pan cada vez más pequeño. El pan estándar debería pesar alrededor de 40 gramos sin embargo, hoy las panaderías que no elevaron su costo venden un producto que ronda los 28 gramos. ¿Cómo nos afecta esto?

Solemos comer pan dos veces al día. Además del desayuno, el pan aparece en el lonche dado que, desde épocas hiperinflacionarias, la cena desapareció del menú familiar. El pan con jamón o mantequilla o queso podía ser cambiado (si había suerte) con la señora torreja, una cosa deliciosa y súper recursera. Esto aún perdura.

El Banco Central de Reserva presentó el Programa Monetario de Septiembre, el cual incluía tres cuadros importantes que nos permiten entender porque estamos con el dilema del pan. Las cotizaciones internacionales de alimentos y combustibles revelan que el precio del trigo crece sostenidamente desde diciembre del 2019, acumulando un incremento del 51%. Si tratamos de ver el panorama desde diciembre 2020 veremos un aumento de 16.2%. Hoy las expectativas a futuro sobre este producto se han moderado y se espera una ligera contracción de 3.6 para finales del año, pero ¿los panaderos podrán aguantar?

Vayamos a los hechos. El cuadro de la variación porcentual anual de la inflación registra que el pan tiene un peso de 1.9 en la canasta familiar, y que la variación interanual de este producto en manos del consumidor final se ha visto incrementado en 10.27%. Otro producto que utiliza similares insumos, el fideo, se ha visto impactado en 7.30%. Hay que tomar en cuenta que la electricidad y el gas aumentaron en 7.76% y 42.02% en el mismo periodo señalado.

A esta altura se podría pensar que el tipo de cambio no afecta al pan, pero más equivocados no podemos estar. El Banco Central tiene un magnífico cuadro que despeja dichas dudas y ubica al pan dentro del grupo de productos vinculados al tipo de cambio y las cotizaciones.

Julio Velarde, presidente del BCR adelantó que no se esperan fluctuaciones mayores en el tipo de cambio en lo que resta del año, adelantando que ya se habría estacionado en el rango S/ 4.10, pero también dijo que las expectativas sobre nuestra economía no son las mejores. Añadió que el dólar podría estar en alrededor de S/ 3.70 si los políticos se comportaran como los estadistas que necesitamos. Es claro que el precio (y peso) del pan dependerá del manejo político porque recordemos que hoy más que nunca no hay lonche gratis.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en Facebook, Twitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.