El PBI de Perú caerá -12% en el 2020, pero la caída en muchas de las regiones será verdaderamente catastrófica. Si bien en el período Enero-Septiembre del 2020 el decrecimiento del PBI es de -14.5% (INEI), no hay que olvidar que esta cifra significativamente negativa, es un promedio nacional que esconde realidades regionales bastante paupérrimas.

La primera región entre “los de abajo”, en esta tabla de miseria, es Madre de Dios, cuyo PBI en este periodo se ha desplomado (-25.4%) con respecto al mismo periodo del año anterior, debido a la menor producción de oro (-81.7%) por la casi nula extracción de los mineros artesanales, así como las continuas labores de interdicción contra la minería ilegal. Por ahora, la pobreza y la miseria campean en Puerto Maldonado y otros bellos rincones de la Amazonía, que hoy por hoy parecen pueblos fantasmas.

Otra región tocada por la garra de la miseria es la región minera de Pasco (-21.4%), debido a la demora en establecer los protocolos de bioseguridad, que estuvieron plagados de requisitos engorrosos, por lo que se contrató una menor capacidad laboral, lo que incidió en una caída en la producción minera, cayendo la producción de cobre (-31.2%) -por Brocal y Nexa- plata (-6.8%), oro (-44%) y plomo (-1.3%).

El PBI de Arequipa cayó -18%, arrastrando a la baja el PBI nacional (-1.13%), el segundo mayor aporte a la caída después de Lima (-7.48%). La caída de Arequipa se debió a la limitación de operaciones de la Sociedad Minera Cerro Verde y de las demás mineras. También cayó el transporte de pasajeros y carga “por el colapso de la carretera que une los distritos de Maca y Cabanaconde (Caylloma) por un deslizamiento en el Valle del Colca”. A esto se suma, la caída fabril (-10%), por el descenso en la producción: cemento de Yura, conservación de carnes y harina y aceite de pescado.

Entre las regiones de “los de arriba”, Moquegua (0.4%) es la única que sorprendentemente mejoró su economía en este año fatal. El lunar moqueguano es el transporte terrestre (-31.1%) y pesca (-26.4%), mientras que el sector agropecuario aumentó en 9.3%: chirimoya (180%), choclo (78%) y lúcuma (30%), por el clima y mayores superficies cosechadas. Si bien Southern Perú produjo menos oro (-19.9%) y cobre (-3.9%), produjo más molibdeno (24.5%) y plata (10.9%).

Tacna es otra de las regiones que menos cayó (-2.6%). El sector telecomunicaciones subió en 6.9% “por la mayor cantidad de líneas móviles y conexiones de internet fijo”, pero cayó minería (-4.2%) por menor producción de Southern Perú y Minsur. San Martín es otra de las regiones privilegiadas con una menor caída (-5.4%). Subió el sector agropecuario (0.3%) “por el aumento de la producción: papaya (72,6%) y café (13,8%) debido a la presencia de condiciones climáticas favorables”, así como subió telecomunicaciones (8.1%) por mayor consumo de las líneas de telefonía celular y por “el crecimiento del servicio de televisión por suscripción”.

Finalmente, hace una semana el INEI reveló que en noviembre se desaceleró la caída del PBI (-2.81%) mientras que en diciembre habría proseguido esta caída (-2%), según señala el Scotiabank (Departamento de Estudios Económicos), que también aventura que en el primer trimestre del 2021 crecerá en un rango entre 1% y 2%.