Phillip Butters

Phillip Butters

COLUMNA DE HIERRO

Acerca de Phillip Butters:



CIEGOS, SORDOS Y MUDOS.

Phillip Butters

El cataclismo, incendio y tsunami de “Lava Jato” recién comienza y no solo ha puesto en entredicho la honorabilidad e inclusive libertad de Toledo y Karp, sino también la de García, Humala, Nadine Heredia y también la de PPK. Ojo que solo menciono a los “Peces Gordos” del Poder Ejecutivos, porque si abro el abanico a gobernadores regionales y alcaldes habría que publicar un fascículo especial. Y es que si medimos a todos con la misma vara y nos olvidamos por un momento de los odios, prejuicios e ideologías, hemos de colegir que cuando menos todos ellos fueron ciegos, sordos y mudos ante las decenas de acciones de auditoría que realizó la Contraloría General de la República en los últimos lustros. Tampoco se salvan los partidos de ocasional oposición; simplemente la cutra brasilera era parte del decorado cholo.

El actual contralor Édgar Alarcón antes fue vicecontralor durante cuatro años y funcionario de diversos rangos de dicha institución durante ¡20 años!, es decir, conoce la historia de los principales megaproyectos ligados a la corrupción  brasilera –Interoceánica, vías nuevas de Lima, Río Verde, irrigación de Olmos, Chavimochic, etc., etc.– y a otros desaguisados emblemáticos como el caso del Aeropuerto Internacional de Chinchero, los pasaportes franceses, la Línea 2 del Metro o los Panamericanos. En todos y cada uno de esos casos la Contraloría observó las adjudicaciones –por inútiles u onerosas–, ejecuciones –léase adendas– y las evaluaciones de las obras terminadas y sus mantenimientos faraónicos. ¿Y qué hicieron las presidentes, primeros ministros, ministros de diversos sectores, directores de Proinversión, congresistas, fiscales, periodistas de investigación y universidades? Pues, optaron por la sordera, ceguera y mudez, o simplemente se vendieron al mejor postor o patrocinador.

Siendo más claros e ilustrativos, los brasileros de Odebrecht, OAS, Camargo Correa, Queiroz Galvao o Andrade-Gutiérrez se dieron cuenta de que las instituciones que deberían cuidar el billete de los peruanos eran virtuales burdeles, en donde había prostitutas carísimas de 20 millones de dólares hasta rameras casi retiradas como las de Jirón Caylloma que por un sencillo, léase, contribución de campaña, publicherry, asesoría, patrocinio, auspicio o media training estaban dispuestas a simular amor. El aparato del Estado se convirtió en una página porno, con categorías de toda índole, gusto de parroquiano carente de sexo.

Qué tonto se debe sentir Montesinos, a la luz de los hechos un pájaro frutero, un carterista. El asesor creyó que el gran dinero estaba en las armas y en el narcotráfico, error, los brasileros contruyeron acá el “Burdel mais grande do mundo”.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
PPK fue dado de alta y ya se encuentra en su domicilio

PPK fue dado de alta y ya se encuentra en su domicilio