Columnista - Phillip Butters

EL PORTA-AVIONES DE TRUMP

Phillip Butters

22 mar. 2017 00:00 am
A+

PHILLIP BUTTERS

Gran parte del país está en emergencia. Las carreteras principales de Tumbes, Piura, Lambayeque, La Libertad, y Ancash están fracturadas o rotas, ello hace que la interconexión  vial sea muy penosa cuando no imposible. Lo mismo pasa en Lima Este, los ríos Rímac, Chillón, y Huaycoloro se han vuelto locos, y la gente que vive cerca de  San Juan de Lurigancho, Chosica, Chaclacayo y Cajamarquilla sufren la carestía de agua  y víveres. Las imágenes de TV no mienten. El Senamhi ha indicado que esta desgracia se va a prolongar cuando menos dos semanas más y hasta podremos ver destrozarse el norte del país durante un mes más.

Es virtualmente imposible que por la vía terrestre llegue la ayuda a comarcas  y centros poblados que se han vuelto cabales archipiélagos. Solo por dar un ejemplo, en Piura hay solo tres helicópteros para todo el departamento. En el norte del Perú se han malogrado más de 400 centros de salud. Son miles de kilómetros de caminos dañados. Los Gobiernos Regionales y Municipios no tienen suficientes cisternas, ni volquetes, ni camiones, ni hospitales de campaña. El Estado peruano no está teniendo una lectura adecuada del problema y las soluciones implementadas son insuficientes. Se está desplegando una inmensa campaña propagandística que dice así. “Lo estamos haciendo bien, no me critiques”, ello lo repiten casi todos los medios que reciben millones y millones de publicidad del Gobierno. ¿De verdad creen que la publicidad estatal puede cambiar la realidad?.

Sugiero pedir ayuda internacional. Los Estados Unidos de América ya han enfrentado problemas similares al nuestro cuando el huracán Catrina devastó Nueva Orleans, los mismo cuando un terremoto quebró Haití, o cuando un maremoto terrible embalsó Sumatra. En un porta aviones americano se puede potabilizar agua de mar para todo Tumbes, se traerían 50 o 60 helicópteros para transporte y emergencia sanitaria, en la misma ciudad flotante se traerían 100 contenedores de 40 pies con hospitales de campaña listos para atender a miles de peruanos al día, a la vez se contarían con 80 cisternas para calmar la sed de los norteños. Un porta aviones demoraría en llegar a las costas de Tumbes unas 50 horas, luego de trabajar un día para esa zona en 8 horas estaría frente a Paita trabajando para Piura, con la misma faena diaria enrumbaría para Salaverry en 8 horas más, luego aliviaría a Ancash desde el puerto de Chimbote. Toda esa ayuda y capacidad logística  a la vez, ciertamente coordinada con el Comando Conjunto de las Fuerzas a Armadas, el Poder Ejecutivo , y los Gobiernos Regionales. La guerra es el caos organizado, y los que saben de guerra son los militares.

La idea es perfectamente viable desde el punto de vista operativo y logístico. Legalmente hay que permitir el ingreso de ese buque a nuestras costas. Las tropas estadounidenses serán humanitarias, no de guerra. Y si de guerra se tratase, recordemos que ellos ya invadieron Irak dos veces en sendas Guerras del Golfo, y allì no había agua ni comida, es más, esta guerra contra el clima no la podemos librar solos, entonces, ¿por qué no pedir ayuda internacional?.

PPK le puede pedir a Trump esa ayuda como Jefe de Estado. Al Presidente americano le daría una imagen internacional renovada, al nuestro una solución real a nuestro inmenso drama. Lo cierto es que nosotros no tenemos con qué y a ellos les sobran los recursos para salvar nuestras vidas.

Post Relacionados

POLÍTICAMENTE CORRECTO

 Lo políticamente correcto nos está asfixiando. Los buenos modales se están convirtiendo en hipocresía y hasta en irresponsabilidad. Con el cuento del obstruccionismo amarraron a Keiko y a los suyos, en vez de exigir cambios ministeriales antes de 28, el manido diálogo entre PPK y la lideresa naranja se terminó diluyendo en la nada y

TODOS CONTRA TODOS

El  “Nacionalismo” – así los llamamos pese a  haber sido asalariados de Venezuela y Brasil- se desangra con Ollanta y Nadine en la cárcel, ya casi no tienen correligionarios, les quedan abogados y unos cuantos empleados de portátil. Ruegan les revoquen la prisión preventiva o asumir unos 27 años en la sombra, cuando menos. Sus

PRIORIDADES, ASILO, Y MURO

Luego del esperadísimo diálogo entre PPK y Keiko las declaraciones de ambos nos pueden llevar a pensar -a priori -que sus prioridades se concentraron en el tema económico pues ambos no dijeron ni una sola palabra para con el mayor problema del Perú que es la seguridad ciudadana. En el campo económico la líder naranja