Columnista - Phillip Butters

ETICA, BOICOT, BARAJO, Y CENSURA.

Phillip Butters

8 mar. 2017 00:00 am
A+

Para mi ha sido un gran honor compartir casi nueve años con mis oyentes de radio Capital, emisora que fundé y que conjuntamente con mis compañeros –gente de fabulosa calidad humana y gran nivel de compromiso-hicimos un gran éxito. La radio de los taxistas, mototaxistas, enfermeras –como mi mamá-, polícias, y militares,obreros, ambulantes, oficinistas, gente de toda condición educacional, posición social, millonarios, desempleados, limeños y provincias, compatriotas en el extranjero, escuchaban y escuchan una radio donde “Su opinión importa”.

Ciertamente estoy muy agradecido a Don Manuel Delgado Parker, a su hijo Hugo Delgado y a sus hermanos, por haberme dado la oportunidad de hacer y deshacer en esa emisora con la más irrestricta libertad de opinión en información. Inclusive sé que en muchas ocasiones y desde todas las vertientes decenas de mis detractores les decían que era una locura darle un micro a un “Incontrolable como Butters”. En honor a la verdad, en determinados momentos hasta parecía que yo era el dueño, cuando la verdad era un simple contratado por locación de servicios sin ningún tipo de relación de subordinación con jefaturas o comités editoriales, un lujo que no tiene casi nadie en ningún medio. Pero como todo tiene su final y nada es para siempre, llegó el momento en que los dueños debían ser dueños y velar por sus legítimos intereses, es así que, un Gobierno que “desgobierna”, un Presidente que no preside y varios ministros que son incompetentes para el cargo decidieron presionar –retirando su pauta e inversiones publicitarias- en vez de debatir conmigo al aire. Ni Zavala, ni Romero, ni Martens, ni Del Solar aceptaron nunca una entrevistas en vivo en mi programa, de hecho, preferían entrevistas suavecitas y cómodas , probablemente , luego de recordar su condición de anunciantes, con ¡la plata de mis impuestos!. De manera coordinada también acudieron al lobby de los monopolios cerveceros, a los intereses de la banca concentrada que cobra, ¡oh casualidad!, altísimos intereses, y como no, a mis íntimos enemigos, los empresarios chilenos, y en los que estas pobres gentes creyeron era “La madre de todas la batallas”, exigieron mi cabeza. También me resultó llamativo como de manera coordinada dos canales de televisión especialistas en leer el teleprompter del gobierno de turno me atacaron sin darme la posibilidad de dar mi versión. También hay que resaltar la gran chamba en redes de mis mini odiadores, según me cuentan, pero penosamente , he de contarles que no las leo. Ojo, no me araño, ni me quejo, solo sonrío ante la motivación de los que creen que un boicot del tamaño de un tsunami me ha logrado atarantar por media hora, ni por minutos. Simplemente tengo la costumbre de tener un Plan B y hasta C, y así es que me verán volver más rápido de lo que se imaginan. En una de esas, esos empleados públicos ya no estarán para verme o, algunos de ellos, andarán enmarrocados camino a una carceleta.

Mi opinión importó hasta que importó demasiado. En fin, así es el mundo de la prensa, hoguera de vanidades, envidias, presunciones de poder y de percepciones equivocadas o manipuladas. Sigo aquí en Expreso, en donde mi opinión importa….hasta que deje de importar.

Post Relacionados

POLÍTICAMENTE CORRECTO

 Lo políticamente correcto nos está asfixiando. Los buenos modales se están convirtiendo en hipocresía y hasta en irresponsabilidad. Con el cuento del obstruccionismo amarraron a Keiko y a los suyos, en vez de exigir cambios ministeriales antes de 28, el manido diálogo entre PPK y la lideresa naranja se terminó diluyendo en la nada y

TODOS CONTRA TODOS

El  “Nacionalismo” – así los llamamos pese a  haber sido asalariados de Venezuela y Brasil- se desangra con Ollanta y Nadine en la cárcel, ya casi no tienen correligionarios, les quedan abogados y unos cuantos empleados de portátil. Ruegan les revoquen la prisión preventiva o asumir unos 27 años en la sombra, cuando menos. Sus

PRIORIDADES, ASILO, Y MURO

Luego del esperadísimo diálogo entre PPK y Keiko las declaraciones de ambos nos pueden llevar a pensar -a priori -que sus prioridades se concentraron en el tema económico pues ambos no dijeron ni una sola palabra para con el mayor problema del Perú que es la seguridad ciudadana. En el campo económico la líder naranja