Phillip Butters

Phillip Butters

COLUMNA DE HIERRO

Acerca de Phillip Butters:





POLÍTICAMENTE CORRECTO

 Lo políticamente correcto nos está asfixiando. Los buenos modales se están convirtiendo en hipocresía y hasta en irresponsabilidad. Con el cuento del obstruccionismo amarraron a Keiko y a los suyos, en vez de exigir cambios ministeriales antes de 28, el manido diálogo entre PPK y la lideresa naranja se terminó diluyendo en la nada y fue superado en la agenda mediática y estadual por la carcelería de Ollanta y Nadine.

Es así que pudimos prescindir de un premier absolutamente sobrevalorado como Zavala –asumo que por la millonaria pauta publicitaria que atosiga a canales de TV, radio y prensa concentrada–, de paso pudimos haber cambiado a las ministras García, Martens, y al hipermediático Basombrío –enardeció a los profesores que ni rojos eran–, y como consecuencia de ello nos estaríamos ahorrando la huelga del magisterio, no habríamos sufrido tanto el paro médico y la carencia de medicamentos del SIS, y, lo más importante, no estaríamos viendo el resurgimiento de las masas manipuladas por una micro minoría extremista que ha encontrado un Gobierno famélico, irreflexivo, frívolo y hasta indolente con lo que está pasando en el Perú: el caos como forma de lograr objetivos.

Hoy por hoy, Keiko no es más la líder de la oposición, ahora manda el Sutep, sus mal representados profesores provincianos o sus escindidos radicales. Presionan las enfermeras, las obstetras, los empleados del Poder Judicial y desde ayer los médicos legistas; es decir, ¡ni los muertos pueden descansar en paz!

Y es que PPK no necesita de oposición, ya la tiene adentro de su propia casa. Gilbert Violeta, el supuesto número uno de Peruanos por el Kambio, pide cambios ministeriales, lo mismo pide su secretario general, Salvador Heresi; ambos se sienten ninguneados por el Gobierno de los lobbies y los ‘caviares’. Tampoco le hacen caso a Sheput, Bruce, Villacorta o a otro ‘pepekausa’, al fin y al cabo, no son periodistas ayayeros, ni operadores de intereses internacionales, no emiten bonos, ni manejan por lo bajo a constructoras corruptas. No detentan ningún poder, ni fáctico, ni mediático.

Sumado a ello, al mejor estilo de lo que le hicieron a AGP con los petroaudios y narcoindultos, es decir, ‘periodicazos’ y ‘encuestazos’, ahora fusilan a una muda Keiko Fujimori que cree que basta con un tuit o un mensajito soso en Facebook para librarse de la mochila que le endilgan, “recibió billete de Odebrecht igual que Ollanta y Nadine”, la atarantan o entretienen tanto como a AGP. Ninguno reacciona a la altura de tamaña imputación y eso detonará en que alguno muy zurdo o muy de derecha diga en su momento que todos son ladrones, y ahí le tocará a PPK también, de tal manera que en el 2021, si es que llegamos a tener elecciones presidenciales en esa fecha, lo políticamente correcto nos habrá vuelto tan inútiles que le estaremos vendiendo la soga del formulismo a los que nos terminarán ahorcando a todos.

Lo vengo afirmando hace tiempo en las líneas de EXPRESO. El problema es PPK, le ha quedado inmensa la responsabilidad presidencial. El obstruccionista es él. Para colmo tenemos un Parlamento pasmado, una clase política judicializada, que se acusa a diario de corrupto a hipercorrupto, no hay discusión de ideas ni de políticas públicas. Vivimos calcinados en la hoguera del odio pre o post electoral, el Perú se hunde y hay demasiados nerones tocando arpa, el problema es que uno de ellos va a terminar detentando el poder y, el día que eso pase, a ese autócrata no le interesará ser políticamente correcto, simplemente los va a arrasar, o ahorcar con la soga que le estamos regalando.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
La crisis de los ‘mandiles rosados’ en el Ejército del Perú

La crisis de los ‘mandiles rosados’ en el Ejército del Perú