Phillip Butters

Phillip Butters

COLUMNA DE HIERRO

Acerca de Phillip Butters:



PPK Y Keiko, ¡Pilas!

  • Fecha Miércoles 21 de Septiembre del 2016
  • Fecha 12:00 am

Veo y leo con preocupación que la mal llamada clase política y el común de la prensa se está preocupando por temas accesorios, que la Vilca­toma se pelea con Becerril, que Lombardi se pelea y amista con Sheput, o que Arana se araña con la Glave; sin embargo, quienes gobiernan, que son los verdaderos responsables de ocuparse de los temas realmente principales, siguen perdiendo el tiempo y jugando al ensayo y el error, lo que evidencia que PPK no pensó en ganar y eso de que “tenía el mejor plan de gobierno y el mejor equipo” no era más que una idea fuerza de campaña.

Mientras el consumo de alimentos cae en todo el país, especialmente en provincias, mientras que el Lima el consumo de pollo, carne, leche, huevos, ver­duras y menestras decrece en el sector D y solo se mantiene a duras penas en los segmentos A, B y C, el ministro de Economía no sale del libreto de la reduc­ción del IGV y de una nueva reforma tributaria para reactivar la economía. ¡Craso error!, si el consumo de alimentos no sube la popularidad de PPK se va a esfumar y su luna de miel terminará en divorcio. Ahí no queda la cosa, la clase media ya no compra carros como antes, hace dos años no hay “Motorshow” y este será el tercer año de caída libre. El “stock” de departamentos en Surco, Magdalena, San Borja, Pueblo Libre, Miraflores se incrementa cada día. En las calles más caras de San Isidro, donde se encuen­tra el metro cuadrado más caro del Perú, “pululan” letreros de “se vende o se alquila”, ergo, ¿qué se puede esperar de las provincias? A ello súmenle que la morosidad de las empresas sube y que las clase media cada día debe más en las tarjetas de crédito y comienza a darse cuenta que su departamento o casa no es tan suyo como de los bancos, que lo mis­mo pasa con su carros comprados a crédito, con sus muebles, refrigeradoras y, por último, también de­ben lo que está dentro de ellas, los políticos pierden saliva y tiempo que pagamos los contribuyentes en proyectos de ley estériles e improductivos.

Se agrava el panorama si tenemos un ministro del Interior como Basombrío que ha llegado a pegarle a la noche, se cree Urresti, pero no tiene ni el floro, ni la simpatía, y para colmo se olvida cómo terminó el susodicho. Por mucho que tenga amigos en la pren­sa, si las cifras del delito siguen subiendo, él caerá. Y como cereza del pastel de esta luna de miel de fanta­sía encontramos a la ministra de Salud que cree que la prioridad de su sector es repartir la píldora del día siguiente en vez de comprar antibióticos para la gran mayoría de hospitales del Estado que están desabas­tecidos y no paga sueldos de médicos no nombrados hace cuatro meses, o más.

¿Y quiénes gobiernan? Pues PPK y Keiko, sí, los dos. Ambos son los responsables de hacer, con velocidad y precisión. Que se pongan las pilas, que no les crean a las encuestas ni a los “ayayeros”. Particularmen­te su desempeño me parece mediocre. Tienen un enfermo en manos, se llama Perú. No esperen que entre en cuidados intensivos.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Domingo Pérez solicita comparecencia con restricciones para José Chlimper

Domingo Pérez solicita comparecencia con restricciones para José Chlimper