Phillip Butters

Phillip Butters

COLUMNA DE HIERRO

Acerca de Phillip Butters:



¡SHIPIBO-CONIBO SOLUCIÓN!

  • Fecha Miércoles 9 de Noviembre del 2016
  • Fecha 12:00 am

Soy peruano de nacimiento, para ser más exacto, vi mi primera luz en el Hospital de Belén en Trujillo, la tierra de mi mamá -tengo sangre moche y chimú-, Víctor Raúl, Vallejo, el maestro Chávez y la preciosa Maju Mantilla. Mi papá Francis Butters Urteaga, nieto del historiador cajamarquino Horacio Urteaga que contrajo nupcias con mi bisabuela puneña Julia Cazorla Herrera, tataranieto de Manuel Asunción Urteaga oriundo de Amazonas. Y por si fuera poco, estoy casado con arequipeña de antiquísimo apellido pampacolquimo, de tal manera que mis hijas limeñas tiene todas esas sangres de las cuales me siento muy orgulloso, es más, no descarto algún antepasado shipobo-conibo, pues en nuestro país, el que no tiene de inga tiene de mandinga. Y como soy un peruano bien nacido me duele, mortifica profundamente, que gente malvada utilice la desgracia ajena para hacer política barata, destilar odio y envidia, agudizar las contradicciones, vivir del resentimiento, en vez de ayudar y solucionar problemas.
Así como trabajo en Radio Capital, también tengo otras obligaciones, creo empresas, genero trabajo y pago impuesto todos los días, no vivo del cuento, ni de la “mermelada”, es por eso que me resulta indignante que con el dinero de mis impuestos se hagan negociados inmobiliarios increíbles como la compra de ese terreno para los shipobo-conibos y acá los socialistas y comunistas locales no digan ni pío porque se hizo en la gestión de Susana Villarán, ¿o en La República hay algún columnista que se ha preguntado quién se hizo rico con esa compra de 17 millones de soles?
Es inadmisible y hasta ilegal que con fondos públicos se haya comprado un terreno carísimo y nunca se haya dado una solución de vivienda digna a quienes lo requieren hasta el día de hoy. Pero como no soy un llorón, ni criticón gratuito, ya encontré una solución. ¡Quinientas casas! para los shipibo-conibos -sí, 500, leyó bien, y puedo conseguir 500 más- , mis compatriotas, con título de propiedad, luz, agua, desagüe, internet, pistas, veredas, parques y jardines, centro comercial, y sol todo el año. Todo esto, en Lima, a vista y paciencia de nuestras incompetentes autoridades e ignorantes opinantes. Viviendas de 120 metros cuadrados, con subsidio legal del Estado, con financiamiento súper blando y a tasas comerciales de la Caja Metropolitana que maneja Castañeda o de cualquier Caja Municipal o banco privado. Todo esto en un plazo máximo de entrega de cinco meses, o antes.
¿Quieren saber cómo? No fue tan complicado, identifiqué el problema y busqué una solución. Les adelanto que en Capital vamos a poder sortear, es decir, regalar estas casas, y que seguramente pasará lo mismo acá en EXPRESO Y EXTRA, y en una de esas, si mi amigo Chicho Mohme se pone las pilas, podré hacer lo mismo por Grupo La República. Hechos y no palabras



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Denunciarán a fiscal Pérez por prevaricato

Denunciarán a fiscal Pérez por prevaricato