Phillip Butters

Phillip Butters

COLUMNA DE HIERRO

Acerca de Phillip Butters:



VLADIMIRO ODEBRECHT

Ha leído bien, amigo lector de Expreso, Vladimiro Odebrecht (VO) sí existe, es peruano y nosotros le dimos vida. ¿Y quién es VO?, bueno es un abogado dedicado a los servicios de inteligencia, industria de la construcción, planeamiento de medios de comunicación,  estructuración financiera y legal de megaproyectos, financiamiento de campañas electorales, y especialista en lavado de activos. ¿Y cómo es VO?, muy amable, fino, cortés, educado, jamás dice groserías, sumamente culto y relacionado, es abogado e ingeniero civil, ordenadísimo, todo lo archiva y cuantifica, físicamente es de mediana contextura, usa lentes, un poco calvo y tiene una sonrisa indescifrable, nadie sabe si cuando se ríe es por burlarse o por demostrar una cruel felicidad.

¿Se han fijado en la cantidad de virtudes y defectos en que coinciden Marcelo Odebrecht y Vladimiro Montesinos? ¿Adónde cree que apunto? A que, al fin y al cabo, y pese a todo lo malo y catastrófico que hicieron por estos pagos estos tristemente célebres individuos, hemos de agradecerles por permitirnos ver cómo son realmente nuestros actores políticos y líderes de la prensa peruana. Si no fuera por la enfermiza costumbre de grabar casi todo lo que hacía “Vladi” no nos habríamos enterado de tantos cerros de billetes encima de la mesa que normalmente se daban por lo bajo.

Mientras que el tercero de la dinastía Odebrecht por la deformación profesional de su constructora tenía a bien siempre manejar escrupulosamente los costos y sus diferentes caminos y vertientes de pago, es así que, mediante su “Departamento de Operaciones Estructuradas”, en la práctica rompió o fracturó falanges, dedos, o manos completas, para conseguir sus obras en casi todos los departamentos del país. Si ambos se hubieran cambiado figuritas, lo más probable es que los vladivideos contendrían también anexos con cuentas de bancos en ‘offshore’, transferencias, contratos simulados, listas de testaferros, “middle men”, y demás hierbas de una maraña de corruptelas finamente elaboradas por los mejores bufetes de abogados del Tahuantinsuyo.

¿Y los medios de comunicación y periodistas?, ¡bien gracias! Los sesudos sabuesos de la prensa, esos que han investigado con pelos y señales cada “caso” de los gobiernos de Fujimori, García, Toledo y Humala, ¡nunca vieron, ni olieron  nada malo! Los líderes de opinión se volvieron ciegos, sordos y mudos, a punta de asesorías, consultorías, capacitaciones, charlas, inducciones, colaboraciones, chambas para familiares, hijos, trampas, adláteres y ayayeros, decidieron hacerse los distraídos. Los publirreportajes lo pudieron todo.

Pónganse a pensar qué tiene que ver lo anteriormente descrito y el caso del aeropuerto de Chinchero, el Gasoducto o la Línea dos del Metro. Si no fuera por Vladimiro Odebrecht, que nos puso en alerta, esas tres “megacutras” ya estarían en plena ejecución, haciendo multimillonarios a tantas putas disfrazadas de monjas, y dándole razones de existir a un nuevo Abimael Polay.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Keiko Fujimori: Domingo Pérez añade nuevos elementos a pedido de prisión preventiva

Keiko Fujimori: Domingo Pérez añade nuevos elementos a pedido de prisión preventiva