Columnista - Phillip Butters

Zavalalandia

Phillip Butters

30 nov. 2016 00:00 am
A+

Cada vez que veo y escucho a un buen tipo como Fer­nando Zavala me pregunto si es consciente de que su cargo es primer ministro del Perú, o si cree que él vive y mora en “Zavalalandia”. En esa tierra tan her­mosa y próspera no existe el Código Penal, lo que se estila son las “Mesas de Diálogo” en donde se negocian los delitos y chantajes a cambio de la posesión de la propiedad pública y privada, es decir, si tomas la ca­rretera a Las Bambas, bloqueas el tráfico de cualquier río cerca de Saramurillo, haces algaradas en la Plaza de Armas de Arequipa, o secuestras la vía del tren a Ma­chu Picchu, siempre tendrás a un ministro de Estado o al propio premier dispuesto a pedirte en voz bajita que no le grites tanto, que no tires tantas piedras y que no contrates tanto huaraquero para atentar contra la vida, cuerpo y salud de los policías o para protestar por tus siempre legítimas pero ilegales aspiraciones.

En “Zavalalandia” el IGV a 17 % ¡importa! y el de 16 % ¡uf!, el “destrabe” es el verbo de moda, es lo “cool”, pone, ¡Oe loco! Ciertamente es esa tierra del nunca ja­más, no hay protestas médicas, los servicios de citas y operaciones andan súper bacán y los botiquines de los hospitales están tan bien surtidos como la mejor cava de vinos, harto Chateau Margot y Vega Sicilia por hectolitros. De ninguna manera en “Zavalalandia” hay asaltos a bancos ni centros comerciales, no agarran a combazos ninguna relojería, y todo el mundo es muy respetuoso de la vida de los fiscales. Ni qué decir sobre la red de agua potable de esta hiperfluida tierra, es tal la calidad del líquido elemento que van a hacer unos Pa­namericanos regios y en “Zavalalandia” se van a gastar ¡1,200 millones de dólares! y de hecho van a construir pozas de remo y velódromos con piletas centrales para deleite de los millones de aficionados a tan masivas disciplinas, y es que en “Zavalalandia” el deporte im­porta más que la salud, es que no hay gente enferma, un poco descontenta nomás.

En “Zavalalandia” no ha caído el consumo de alimen­tos, ni la venta de carros, ni la venta de casas y depar­tamentos, la clase media no está sobreendeudada y los principales inversionistas no están preocupados, des­pués de todo, tenemos un “equipo de lujo” que ejecuta un plan de gobierno “Pret a Porter”. No hay negociados, no existen gorgojos, ni ministros enamorados, todos están focalizados en sus quehaceres, y se han metido tanto en sus temas que nadie se dio cuenta que la ex­presidenta del Perú Nadine Heredia se ha ido a com­prar personalmente los chocolates Godiva que antes gorreaba a sus amigas.

En “Zavalalandia” los niños de Cusco, Puno, Ayacucho, Arequipa, Moquegua, Huancavelica y Tacna tienen luz en sus casas y se bañan con agua calientita. Las amas de casa cocinan y hornean a gas y los papis de “Zavala­landia” tienen su carro a GNV, tal es así que van a inter­conectar a la red eléctrica con la de Chile, su “hermano país”, es que “billetera mata cualquier cosa”, hasta las prioridades nacionales.

Después que no se quejen cuando los comunistas gobier­nen y destrocen lo avanzado en 25 años, en “Zavalalandia” eso no pasa, eso solo pasa en países como en el Perú.

Post Relacionados

POLÍTICAMENTE CORRECTO

 Lo políticamente correcto nos está asfixiando. Los buenos modales se están convirtiendo en hipocresía y hasta en irresponsabilidad. Con el cuento del obstruccionismo amarraron a Keiko y a los suyos, en vez de exigir cambios ministeriales antes de 28, el manido diálogo entre PPK y la lideresa naranja se terminó diluyendo en la nada y

TODOS CONTRA TODOS

El  “Nacionalismo” – así los llamamos pese a  haber sido asalariados de Venezuela y Brasil- se desangra con Ollanta y Nadine en la cárcel, ya casi no tienen correligionarios, les quedan abogados y unos cuantos empleados de portátil. Ruegan les revoquen la prisión preventiva o asumir unos 27 años en la sombra, cuando menos. Sus

PRIORIDADES, ASILO, Y MURO

Luego del esperadísimo diálogo entre PPK y Keiko las declaraciones de ambos nos pueden llevar a pensar -a priori -que sus prioridades se concentraron en el tema económico pues ambos no dijeron ni una sola palabra para con el mayor problema del Perú que es la seguridad ciudadana. En el campo económico la líder naranja