Un amigo calificó de pérdida de tiempo hojear los Planes de Gobierno registrados para los comicios de abril próximo porque ante el descrédito de los partidos hoy estos ni se leen, ni se creen, ni se cumplen y se apuesta más por las “dotes” del candidato presidencial. Lamentablemente, razones no le faltan y el antropocentrismo político impera como nunca confirmado por las encuestas.

A pesar de todo, le dimos un vistazo a los planes de las organizaciones políticas que tienen hasta ahora mayor o alguna opción de pasar a la segunda vuelta porque en la primera don ninguno sería el seguro ganador presidencial.
De la somera lectura de las siete propuestas principales, cinco de ellas con matices que las diferencian en los lineamientos estratégicos y objetivos se alinean con lo que sería un gobierno de centro (v.g. Victoria Nacional –VN-; Fuerza Popular –FP-; Avanza País –AP-; Podemos Perú –PP- y Partido Morado –PM-). En fin, una locura: cinco que se dividen y restan entre ellos. Los otros dos, uno es claramente de izquierda socialista (Juntos por el Perú –JPP-) y el otro de centro izquierda progresista (Acción Popular –AP-). Empecemos por el centrismo variopinto.

Ya que la diferencia en proyectos y equipos técnicos no parece determinante para el Gran Elector, serán –cuándo no- los candidatos el factor decisivo. ¿Quiénes son por su orden? Un joven ex alcalde distrital y ex guardameta (VN) que declara poco y nada pero afirma tener el mejor equipo para meter goles; la Hija de su padre (FP) que ofrece el rescate y la reconstrucción nacional con el “renovado” decálogo fujimorista y la Carta de 1993 como bandera; un reconocido intelectual con prestigio internacional (AP); el autoritario general retirado (PP) actualmente procesado por no decir más y que también se apunta a reconstructor y el Moradito correlón (PM) que ofrece por segunda vez las grandes reformas republicanas. En el arco de la izquierda y ambos proponiendo el mantra de una nueva Constitución tenemos la encabezada por la opción más radical y estatista (JPP) y la encarnada por el proclamado mensajero del belaundismo primigenio que propugna enfrentar al establishment dominante y regular a diestra y siniestra.
Parodiando al Marx chistoso: esto es lo que hay y no tengo algo mejor. Continuará. ¡AMÉN!