Hoy es un día decisivo para el futuro de la democracia de nuestro país y se requiere de una oposición seria, democrática y unida. Y para eso es necesaria una gran dosis de política y de cintura. En términos deportivos diríamos que saber “driblear” resultará fundamental en los próximos meses.
Y esto resulta fundamental tras escuchar a Vladimir Cerrón en un Congreso Nacional de Perú Libre, donde -como estaba cantado aunque muchos prefirieron ignorarlo- se subrayó que Pedro Castillo gobernará con el ideario marxista – leninista del partido que lo llevó a la Presidencia de la República. “Si el gobierno se desvía es el partido el que tiene que rectificar la línea”. ¿Le seguirán exigiendo “moderación” a Castillo los que votaron “con memoria y dignidad”?
Cerrón advirtió a sus “camaradas” que solo han ganado el asiento en Palacio de Gobierno y lo que toca ahora es “construir el poder”. Fue enfático también en hablar del “acceso, sostenimiento y sucesión en el poder”.
“Con un parlamento oficial jamás se hace una revolución. La revolución se hace con el parlamento extraoficial: la calle, con las organizaciones populares, con el pueblo”.
Ante este panorama, queda claro que uno de los campos de batalla por la democracia, será sin duda el Parlamento, por eso la elección de la Mesa Directiva es fundamental, y hoy se librará la primera batalla de muchas.
La llamada lista de consenso de la oposición la preside Acción Popular con María del Carmen Alva y la integran representantes de Alianza para el Progreso, Avanza País y Podemos. Si bien Fuerza Popular no participa en ninguna de las listas, ha adelantado que el voto de sus parlamentarios irá por la candidatura de Alva.
Esa no es la única lista opositora. Renovación Popular presentó una lista en solitario encabezada por el congresista Jorge Montoya.
Si bien la lista de Acción Popular no reúne a los mejores exponentes de la oposición, está claro que podría hacerle la pelea a la nómina oficialista que encabeza José Jerí de Somos Perú y que integran Perú Libre, Juntos por el Perú y una representante del Partido Morado.
La lista de Alva no está exenta de críticos, quienes desconfían de su firmeza frente a los embates de Perú Libre, su supuesta cercanía con Martín Vizcarra. No olvidan, por ejemplo, que se opuso a la vacancia de noviembre. Alegan también que ninguno de los miembros de esa lista han estado en las calles defendiendo la democracia tras la segunda vuelta. Hay quienes incluso piensan que es un caballo de troya de Perú Libre.
Sin embargo, una oposición dividida no es una movida estratégica en estos momentos donde lo único importante es tener los votos suficientes para ganarle a la izquierda el control del Congreso.
No están en discusión las aptitudes y credenciales del Almirante Montoya, quien sería un excelente presidente del Congreso si hubiera logrado el consenso con los demás partidos, pero ese no ha sido el caso.
En política a veces hay que ceder y conceder, en aras del bien mayor. No podemos entregarle el país en bandeja a quienes ya anunciaron su destrucción.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.