A un mes de las elecciones generales y cuando ya empiezan a definirse las tendencias preponderantes en el electorado, es indispensable la remoción de Jorge Salas de la presidencia del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) para garantizar la transparencia de los comicios y una plena participación ciudadana.

Con Salas deben irse el resto de caviares que han convertido dicho importante organismo en su feudo para lo cual han impulsado la expedición de normas destinadas a armar un contradictorio tinglado legal con el propósito de crear problemas y alentar la desaparición de partidos políticos a través de sanciones draconianas, como elevadas y desproporcionadas multas o la pérdida de la inscripción en el JNE.

Si miramos por un momento hacia atrás el presente proceso electoral encontramos situaciones inverosímiles generadas por el uso y abuso que Salas ha hecho del voto dirimente del que disfruta en el Pleno del JNE como consecuencia de los problemas internos del Colegio de Abogados de Lima que hasta ahora no elige a su delegado ante ese organismo electoral.

La democracia está en crisis por muchas razones en nuestro país pero ya es el colmo que la manipulación haya llegado a los extremos a los cuales ha llegado en el JNE en el que se han validado candidaturas que debieron ser tachadas y se ha sacado de la carrera electoral a partidos políticos en forma ilegal, fraudulenta e inconstitucional por el voto “dirimente” de Salas, quien aún sigue entornillado en su puesto porque la Corte Suprema que lo designó no atina a cambiarlo pese a la evidencia de su proceder abusivo mientras en la sombra el opinólogo caviar Tuesta -sí, el del escándalo de la ONPE- sigue “asesorando” con jugosos honorarios.

Este proceso electoral está manchado por la actuación de Salas que abiertamente contradice el precepto constitucional y, para el caso, universal, por el cual se consagra como piedra angular del sistema democrático la plena participación ciudadana, sin manipulaciones, en la elección de quienes rigen los destinos de la nación.

¡Fuera Salas y los duendes caviares que lo acompañan en el JNE! No más fraudes y manejos turbios.

Presidente de Perú Nación-Presidente del Consejo por la Paz