Hola… Hace apenas tres días tuve la oportunidad de ver una fotografía de la vida real que, al observarla, recordé la frase: “Vale más una imagen que cien palabras”. En esta ocasión tendré que usar las cien palabras para describirte la fotografía.

Caminemos juntos hacia un paisaje totalmente desolado. Un incendio voraz destruyó miles de hectáreas, árboles, plantas e incluso casas. La foto en cuestión está tomada en ese paisaje triste, pero en ella hay algo impresionante, quien la tomó se encontró con un ave que tenía las alas extendidas, totalmente calcinada. Al levantar el ave del lugar en que estaba, el fotógrafo encontró la más bella lección de amor que nos puede regalar la naturaleza, esta ave estaba incubando cuatro huevitos que eran sus hijos; por la posición de las alas se manifiesta claramente que, ante el feroz incendio, intentó salvar a sus hijos; repito, estaban aún en el cascarón. Pudo haber volado, dejarlos solos y ser destruidos por las llamas; no siendo esa su opción, se quedó, murió calcinada, pero salvó a sus hijos.

No te lo cuento como una anécdota; para mí es un clarísimo mensaje de Dios a la humanidad; para esta ave sus hijos lo son desde el cascarón y los defiende, como lo hizo desde el principio de la gestación. Lo que realizó esta ave se encuentra reflejado en la fotografía, defender con su vida a sus hijos desde el cascarón, porque para ella ahí comienza la vida.

¡Cuántas veces la naturaleza que es la voz de Dios, que es el grito desgarrador de Dios para que los seres humanos comprendamos, de una vez por siempre, que la vida solo se vive de una manera: COMO DIOS MANDA!

Es verdad que Dios puso a los animales con privilegiado instinto, como también es verdad que muchos de nosotros pensamos que ser libres es desarrollar ideas, olvidándonos del instinto que, en el ser humano, yo le llamo “conciencia” y llevados de una falsa libertad podemos realizar los crímenes más terribles. Me dijeron esta frase: “Cuando un huevo se rompe desde fuera es para comerlo, pero cuando se rompe desde dentro es para dar vida”.
“Deja que tu Fe sea más grande que tus miedos”.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Contáctanos en facebook: Padre Pablo.