Hola… Comenzaré contándote una pequeña historia: ‹Un día, un pastor que cuidaba su rebaño en los prados pensó: -¡Qué aburrimiento!, estoy cansado de vigilar el rebaño desde la mañana hasta la noche, ojalá suceda algo divertido.

Entonces, se le ocurrió una idea y corrió al pueblo dejando el rebaño solo. -¡Socorro, socorro!, comenzó a gritar, los lobos están atacando mi rebaño. Los habitantes recogieron de sus casas: hoces, azadas, lampas… y fueron con el pastor a buscar al rebaño para salvarlo del ataque de los lobos. Sin embargo, el pastor, matándose de la risa, les dijo: -¿Saben qué?, me aburría y pensé hacer esto para divertirme, no hay ningún lobo que ataque mi rebaño.

Pero el pastor no aprendió la lección, lo volvió a hacer una segunda y una tercera vez, hasta que un día sucedió de verdad y llegando los lobos a su rebaño, el pastor gritó una vez más; nadie le hizo caso y comenzaron a destrozar, una a una, las ovejas›.

Estoy seguro que esta historia, no todos, pero sí la mayoría, desde niños la hemos escuchado; no obstante, qué importante es asumir como actitud de vida, como principio de vida, la “verdad”.

Una de las frases que hay colocada en el ómnibus del Colegio San Agustín, que lleva a los estudiantes a las diferentes actividades de la ciudad, por ambos laterales y a todo lo largo, dice así: “SOMOS UNA COMUNIDAD QUE BUSCA LA VERDAD”. Yo añadiría: “Dios es la Verdad y buscar la Verdad y vivirla es buscar y vivir a Dios en nuestras vidas”.

Es importante enseñar a nuestros jóvenes el valor de la VERDAD porque nos hace libres, siendo uno de los valores supremos de la dignidad del ser humano.

Muy pronto comenzaremos el Año Académico 2021. Si bien es cierto no sabemos en qué modalidad: virtual, presencial o semipresencial, lo que sí tenemos claro los maestros es que somos “una comunidad en busca de la Verdad”.

Estos son tiempos de una inmensa información que recibimos cada día y creo que, de manera muy especial, le llega a los más jóvenes y como responsable en el tema educativo, mi gran pregunta es: -¿Estarán nuestros jóvenes preparados?, o para ser más exactos, ¿estaremos preparados para que ellos, de tanta información que obtienen, podrán definir qué es “verdad” y qué es “mentira”?; quizá, tan importante como ello, es saber que en cada información que nos llega, siempre habrá un interés que la promueva y cuando el “interés” es más poderoso que la “verdad”, me temo que allí estamos en un grave problema.
“La mejor manera de predecir el futuro es creándolo”.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Contáctanos en facebook: Padre Pablo.