Hola… ‹Es la historia de un hombre muy rico, que habitaba en un enorme castillo a las afueras de una aldea que, en realidad, era también de su propiedad. Muy generoso él y siempre preocupado por las personas más indigentes y más necesitadas. Plantaba árboles, hacía caminos, en las Navidades les regalaba comida y su riqueza se convertía en generosidad y solidaridad. Pero la verdad es que un gran número de aquellas personas no les gustaba trabajar y por ello vivían en la miseria.

Un día, el dueño del castillo se levantó muy temprano, se fue a la entrada de la aldea y en el camino que conducía a esta, puso una enorme piedra y guardándose por los matorrales, esperó ver las reacciones de quienes por allí pasaban.

Pasó un hombre con su vaquita y regañó por aquella piedra, pero prefirió dar un rodeo y seguir su camino. Y así, durante toda la mañana, quienes por allí transitaban, manifestaban su disgusto porque la piedra estaba en medio de su camino, pero ninguno de ellos la removió.

Era el atardecer, pasó el molinero con su hijo por ese camino y llegando cerca a la piedra, el joven le dijo a su papá: -Debemos arrimarla hacia un lado porque ya es casi de noche, alguien puede pasar y hacerse daño. Manos a la obra, padre e hijo hicieron rodar la piedra hasta quitarla de en medio. Y ocurrió algo maravilloso, debajo de la piedra había un saco con monedas de oro y una frase que decía: “Este oro es para quien remueva la piedra”›.

Tengo entendido que esta es una historia tradicional de Holanda, pero que nos sirve a todos para hacer una sincera reflexión: Solo desde el trabajo encontraremos la autorrealización como seres humanos y, por lo tanto, es el único camino que nos conduce al éxito. Hay personas que por el esfuerzo y el trabajo han logrado fortuna, pero se les olvidó enseñarles a sus hijos que solo con el sacrificio se logra la plenitud y el éxito.

Doy gracias a Dios por tener una familia que me enseñó a ser feliz, transitando el camino del trabajo y del esfuerzo.
De cada conversación que mantenemos, solo espero poder darles una cosa, o mejor, compartirles los secretos de mi vida.

Les invito a participar en la Santa Misa, vía facebook, Parroquia Nuestra Señora del Consuelo, de lunes a domingo, a las 6.30 p.m.

“La mejor manera de predecir el futuro es creándolo”.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Contáctanos en facebook: Padre Pablo.