Por los caminos del Señor

Por los caminos del Señor

Hola… Posiblemente este domingo tan especial para el Perú, nos podamos comunicar en un periodo de reflexión antes de emitir tu voto. No busco de ninguna manera direccionar tu responsabilidad ciudadana, sin embargo, me gustaría contarte una breve historia que sucedió hace miles de años en la singular Grecia.

El rey de los persas, Jerjes, para establecer un pacto de alianza con Grecia envió embajadores con ricos dones para el rey tebano, el general Epaminondas. Pasó algo maravilloso, el general Epaminondas no quiso saber nada y no dejó que los embajadores le dijesen qué regalos estaban trayendo. “Si lo que pide nuestro rey Jerjes es equitativo, no hacen faltan regalos; si no es justo lo que pretende, no bastarán todas las riquezas de su imperio para poder lograrlo”.

El hombre honrado, a la hora de tomar sus decisiones nunca se atiene a sus intereses privados, sino a la equidad de lo que se va a hacer. Una persona equitativa es aquella que hace justicia con todas las partes que entran en juego, por ello, lo más importante que ve en el otro son los valores y los principios que la persona guarda y con los cuales dirige su vida.

Estoy convencido de que los seres humanos nacemos con estas cualidades, ser equitativos y justos, sobre todo cuando la sociedad nos encarga responsabilidades de gobierno; para mí esto es esencial y es lo que espero primero de mí mismo y después de todos los seres humanos. Lo más importante que tenemos las personas son nuestros valores, nuestros principios y todo ello alimentado con el compromiso que tenemos con Dios.

Al iniciar esta conversación puse de manifiesto y lo reitero en este momento, que no me mueve ningún motivo partidario. A lo único que aspiro a través de las palabras que estás leyendo es que puedas complementar de la mejor manera la decisión que la comunidad del Perú nos ha encargado a cada uno de nosotros en un tiempo como este, en el cual es importante cumplir con nuestro deber cívico.

Es extraordinariamente bello saber que hoy se inicia nuestro mes morado. Es por ello que le pido al Señor de los Milagros que nos ilumine en nuestras decisiones.

No nos olvidemos, de manera especial en este mes, de recordar y pedir por el eterno descanso de quienes partieron en la pandemia.

“El Señor de los Milagros siempre será nuestro Consuelo”.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.