Un tema central para entender la disyuntiva que se presenta al Perú en las elecciones del 6 de junio es la definición de comunismo, que no tiene nada que ver y se contradice con el socialismo democrático.

El comunismo es una utopía, desarrollada por Marx y Engels y luego Lenin y Mao Tse Tung, por la cual, a través del establecimiento de la dictadura del proletariado en un Estado donde rige un socialismo no democrático, se apodera de todos los bienes de un país para generar una redistribución de la riqueza y crear ulteriormente una sociedad comunista sin clases la cual sería gobernada por el principio de “cada uno conforme con su capacidad, a cada uno conforme con sus necesidades”.

En la práctica, como lo definió muy bien Salvador Allende al asumir la Presidencia de Chile, el socialismo no democrático, en su acepción ortodoxa, se convirtió en un fin por sí mismo al quedar en claro que es imposible llegar a la utópica sociedad comunista: por el contrario, el socialismo así concebido ha llevado a los países que lo adoptaron a las más inicuas dictaduras totalitarias.

El eje central del pensamiento marxista es la teoría de la plusvalía por la cual, según los comunistas, la utilidad que percibe el empresario está dada por el trabajo que deja de pagar a sus empleados y obreros generándose la explotación del hombre por el hombre y, como consecuencia de ella, la lucha de clases.

Por tanto, para los comunistas cualquier nivel de acumulación de riqueza es consecuencia de la “explotación del hombre por el hombre” y esta afirmación sustenta los planteamientos de Pedro Castillo en toda su extensión: quitarle a los ricos para darle a los pobres, estatización de empresas, “economía popular con mercados” dentro de lo que denominan un “pensamiento único” enemigo frontal de la democracia y que, dentro de la ética invertida del marxismo, permite cualquier cosa con el pretexto de servir a la clase trabajadora.

Esa es la base ideológica del indivisible dúo Castillo/Cerrón y de su plan de gobierno.

A buen entendedor, pocas palabras.

Presidente de Perú Nación-Presidente del Consejo por la Paz