Existe muchas razones, porqué el ser humano no se desarrolla en la vida, no ha llegado su momento, Dios, tiene un propósito para él, la vida se presenta demasiado sinuosa, no es fácil encontrar el camino recto o en algunas oportunidades, el trayecto de la vida se les hace más viable, pero no le dan el valor que merece a los acontecimientos humanos y miran solamente lo que perciben, empero, no ven que la vida se presenta con diferentes alternativas para escoger la mejor y no solo mirar una de ellas.
La dependencia, es, una de las causas que las personas no avancen, están entrampados emocionalmente de la persona o personas que depende, que no les permite buscar sus propios recursos para desarrollarse, no han roto el cordón umbilical, les invade el miedo romperlo, lo ven inaccesible alcanzar los objetivos que se proponen, las decisiones se encuentran mermadas, están cubiertas por un manto de impotencia para ejecutar las cosas.
El carácter, es la capacidad de saber canalizar los diferentes escenarios que se les presenta a las personas, las fortalezas o debilidades que permite resolverlos. Un carácter fuerte, no se amilana frente a los obstáculos, al contrario, los afronta y resuelve. En cambio, un carácter débil, no tiene capacidad de reacción, espera que otros resuelvan las cosas por él, en todo orden de cosas, incluso deciden en que trabajo debe emplearse, la profesión que debe estudiar, la pareja que debe escoger, cuantos hijos deben engendrar o concebir. Un ser humano sin carácter es una nulidad, que va a llevar a las personas al fracaso.
Una personalidad conflictiva, no permite alcanzar las metas propuestas, porqué, todo lo percibe defectuoso, partiendo de las propias personas, que proyectan en las demás, sus frustraciones, incompetencias, no tienen amistades, personas solitarias, siempre están criticando, indisponiendo, se consideran que son, las mejores personas, nunca le dan la razón a quien las tiene. Está actitud, se ve reflejada desde la niñez hasta la adultez, no concretan las cosas que se proponen, personas altamente peligrosas, que se acomodan de acuerdo a las circunstancias, sin importarles nada, arrasan con todo y este mal endémico se instala de generación en generación, sí, no se corrige a tiempo para beneficios de las mismas personas y con las que se relaciona.
La falta de fe, es una de las causas fundamentales, porque, no avanzan las personas, por su falta de credibilidad en las cosas que se proponen, es un proceso, espiritual, psicológico, de convicción, que las cosas que estamos realizando son verdaderas, satisfaciendo, sintiéndose bien con uno mismo y con los demás. Si, esta percepción existencial, no la internalizan las personas por la duda, desconfianza, el haber perdido la esperanza, la desilusión, no sentirse capaces de lograr sus fines, se inclinan al vacío, donde no existe el retorno.
Los grandes acontecimientos de la vida, se han logrado gracias a la fe, constituye el motor de la vida interior de las personas para encontrarnos a nosotros mismos, al escoger a las parejas, al realizar toda actividad humana que conlleva un propósito. Sin fe, el ser humano no hubiese llegado a la luna, haber ganado la segunda guerra mundial, los judíos, no hubiesen podido reivindicarse en su dignidad y sabiduría a favor de la humanidad, la ciencia, no hubiese logrado los trasplantes de órganos a favor de la supervivencia de la humanidad, la mente humana, no hubiese cambiado su forma de pensar para comprender, entender y orientar al prójimo para que se encuentre consigo mismo.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en Facebook, Twitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.