«La desdichada clase pensante peruana ha desaparecido, al menos claudicado frente a la coyuntura grave». (Luis García Miró). EXPRESÓ/Marzo/2019.

Retratos de 5 candidatos de los 15 o 16 que postularán ya exhiben periódicos y TV. Al decir de García Miró, ninguno ni ligeramente, sería equiparable a los políticos recientemente en retiro como Javier Pérez de Cuéllar, Luis Alberto Sánchez, Cornejo Chávez, Fernando Belaunde, Martha Hildebrandt, etc.

Frente al proceso degenerativo de la clase pensante del Perú formal, el candidato del Perú profundo, Antauro, es el único líder ideológico y militar nacional. De mantenerse su secuestro carcelario y veto político, quien lo sustituya como candidato presidencial debe tener talla política equiparable a la de él.

Hasta el coronavirus, el Perú ya estaba en total calamidad: bajo ocupación de transnacionales y virtual provincia de Chile. Con el coronavirus, lógicamente el Perú se convirtió en el país más siniestrado del mundo.

El Perú profundo está virtualmente amotinado en el centro y sur y prácticamente en armas en la Amazonía. Las transnacionales y sus personeros están desmoralizados y pasibles de detenciones preventivas por sus delitos difundidos por la prensa.

Hace solo días, Set/18/2020, el golpe de Estado del presidente del Congreso Manuel Merino se frustró ante el riesgo de provocar un estallido social, comparable con lo acaecido en 1872 contra el electo presidente Manuel Pardo y asesinato del presidente Balta, que terminó con linchamientos.

Por estas razones objetivas y subjetivas es factible la victoria electoral. El quid es tener un candidato presidencial superior a los otros. La cuestión depende principalmente de la calidad del candidato.

En la campaña electoral de apenas meses, debe seguirse la férrea voluntad e inteligencia de los comuneros antimineros del centro y sur peruanos y el arrojo de los amazónicos. Los candidatos al Congreso deben ser escogidos entre los dirigentes y activistas del Perú profundo. Los de Espinar ya insinuaron que la campaña electoral debe consistir:

Objetivo nacional.- Al antiguo Gran Perú corresponde el futuro Gran Perú:

1) Amnistía y/o indulto a los centenares de presos por alzamientos procesados como delincuentes comunes siendo delitos sociales.

2) Devolverse su carretera a las comunidades de Cotabambas-Espinar.

3) Recaudar el canon: Porción que le corresponde al Perú del mineral extraído.

4) Prohibir la importación de alimentos y confecciones porque vienen subsidiados

5) Servicio militar obligatorio por 5 años y se licencien con certificados a nombre de la Universidad.

Un gran candidato es gran victoria. Sin candidato presidencial UPP-Etnocacerismo, la valla electoral está en cuestión.