En la columna pasada ponderamos el buen papel de los jueces supremos frente a los recursos de casación improcedentes en materia laboral (https://www.expreso.com.pe/opinion/corte-suprema-y-nueva-ley-procesal-del-trabajo/Corte Suprema y Nueva Ley Procesal del Trabajo – Diario Expreso Diario Expreso

La carga procesal es un constante problema de la administración de justicia y son muchos los jueces supremos que hacen esfuerzos denodados por reducirla. Hecho que es plausible y destacable. Ahí están las Salas de Derecho Constitucional y Social que, en el caso concreto de los recursos de casación, han logrado marcar pautas claras (www.expreso.com.pe), pero concluíamos que para enfrentar la enorme carga procesal también se deberían cortar otros nudos gordianos. Por fortuna, la doctora Elvia Barrios, en su discurso de inauguración del año judicial 2021, planteó una serie de medidas para impulsar la transparencia institucional.

Entre las nuevas disposiciones está la obligatoriedad de resolver las causas que hayan sido vistas durante el Año Judicial 2020 a nivel nacional y la publicación del sentido de la votación, a partir del próximo 29 de enero. Es decir, autos y sentencias se deberán publicar en el mismo día en que se tome la decisión. Pero no solo transparencia merece la población sino también celeridad como en el siguiente caso (Exp. Nª 545-2012 – Juzgado de Villa El Salvador), donde hay pobladores humildes y emprendedores modestos, agrupados en la Asociación Villa 2000 (mercado ubicado en el Sector 3, Grupo 1, Mz. A, lote 2), que esperan justicia hace 8 años.

En el referido lugar no solo hay pequeños talleres de producción sino también viviendas que sobreviven hoy en medio de una difícil situación económica generada por la pandemia. Ellos señalan que un ex socio se quiso hacer del predio, y si bien para Cofopri como para varias instancias del Poder Judicial el tema es claro a favor de la Asociación Villa 2000, ocurre que el ex socio presentó un recurso de casación el 12 de agosto del 2020 y la Corte Superior de Justicia de Lima Sur, mediante resolución número tres, del 20 de agosto del 2020, la remitió a la Sala correspondiente de la Corte Suprema de Justicia.

La preocupación de los pobladores es que, sobre la demora experimentada por ellos, ahora con el recurso de casación de un ex socio que les complicó la vida completamente, el problema continúe por más años, viendo su supervivencia complicada pese a tener la razón porque es gente de bajos recursos, mientras el ex socio, aprovechando la lentitud judicial, y ahora con su casación, ha puesto en venta el predio; ha realizado una compra venta con su hija; ha solicitado a Sedapal la suspensión del servicio de agua buscando perjudicar a los pobladores que están en posesión del predio por más de 21 años, según Cofopri.

Este tipo de casos atenta contra la paz social, la reactivación económica y la generación de empleo. ¿La falta de celeridad no hace perder legitimidad al Poder Judicial?

@RafaelRomeroVas