En su discurso del 28 de julio, el presidente Vizcarra anunció la creación de un sistema de salud público y unificado sobre la base del Minsa (SIS) y EsSalud, esta intención conlleva serios errores conceptuales y legales. Aseguramiento universal en salud no es lo mismo que universalización de la seguridad social.

El presidente Vizcarra señaló: “Anuncio que para julio de 2021, todas las peruanas y peruanos estarán afiliados al Seguro Integral de Salud (SIS). Lograr el Aseguramiento Universal en Salud representará el cierre de una brecha histórica, objetivo que los peruanos hemos perseguido durante décadas… La utilización integrada de todos los recursos de los dos grandes prestadores públicos (Minsa Y EsSalud), hace necesario que el sistema de salud del Bicentenario supere la fragmentación con la constitución de un Sistema Público Unificado, con la provisión universal de más y mejores servicios de salud para todos los peruanos”.

El mayor avance en seguridad social se logró con la Constitución Política de 1979 (Artículo 12), donde el Estado garantizaba el derecho de todos a la seguridad social; la cobertura integral de atención; y una institución, autónoma y descentralizada, tenía a su cargo la seguridad social. Enfatizando que sus fondos no pueden ser destinados a fines distintos de los de su creación, bajo responsabilidad. En esta Constitución se enmarcaba el Instituto Peruano de Seguridad Social (IPSS).

En la Constitución Política vigente (desde 1993), evidentemente hay un retroceso; se pierde la autonomía constitucional, sin embargo, se reafirma el derecho a la seguridad social y se garantiza la intangibilidad de los fondos y reservas de la seguridad social. Por esta Constitución se rige EsSalud y las leyes de modernización de la seguridad social de creación de EsSalud, muy discutibles, por cierto.

En ninguno de esos dos marcos constitucionales se encuentra el Seguro Integral de Salud (SIS) regentado por el Minsa. Con la Ley 29344, se aprueba la Ley Marco de Aseguramiento Universal en Salud, plagiando principios inmanentes de la seguridad social como doctrina, e introduce a letra forzada las Instituciones Administradoras de Fondos de Aseguramiento en Salud (IAFAS), poniendo a EsSalud y al SIS en el mismo nivel, cuando no lo son.

EsSalud y el SIS tienen coberturas de atención diferentes. Mientras EsSalud brinda cobertura de atención integral, total, a cada asegurado; el SIS tiene como cobertura el PEAS (Plan Esencial de Aseguramiento en Salud) y planes complementarios que no alcanzan ni el 60% de la cobertura que tiene EsSalud para sus asegurados.

Además de las diferencias constitucionales, la pretendida “unificación” sólo buscaría cargarle a EsSalud la atención de un sector de la población que en el marco de la pandemia ha perdido su empleo, con indicadores de pobreza aumentados, evadiendo el gobierno su responsabilidad de atenderlos. Los anunciados 20 mil millones de soles de inversión en salud no alcanzan para dar atención de calidad.

Presidente del Cuerpo Médico del Hospital -Nacional Guillermo Almenara Irigoyen