Prevención y salud en el trabajo

Prevención y salud en el trabajo

Por Álvaro Díaz C.

“El éxito no se logra por cuánto sabes sino por cuánto aplicas”, anónimo.

En el artículo precedente apuntábamos acerca de la historia y doctrina que relacionan a la prevención con la salud y cómo es que desde lo empresarial-laboral, al igual que con los temas meidoambientales y de seguridad, la prevención es un tema donde la empresa es pionera en promover y actuar en pro de la salud.

La Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo peruana es, sin duda, una norma que tiene como prioridad la prevención, aunque no necesariamente ello se dé, debido a que en su aplicación se ha tendido a ser más un cumplimiento formal que un compromiso real, derivando en una sensación de que se trata un asunto básicamente de burocracia y sobrecostos.

Lograr el objetivo de la norma -más por convencimiento que por imposición- mejoraría sin duda no sólo la salud y calidad de vida de los trabajadores y sus familias, sino la productividad, la reducción de accidentes, ausentismos (menos enfermedades) y “presentismos” (asistir al trabajo y no producir). En realidad, produciría un ganar-ganar para todos.

En efecto, la ley que comentamos cita cuarenta veces la palabra “prevención” y cuatro “prevenir”. El primer principio que invoca es prevención, que adquiere un sentido transversal en el contenido y objetivo de varios de los otros principios.

Veamos un poco de todo ello.

Por el “principio de prevención” el empleador garantiza en el centro de trabajo, el establecimiento de los medios y condiciones que protejan la vida, la salud y el bienestar de los trabajadores.

El “principio de gestión integral” promueve y engloba la gestión de la seguridad y salud en el trabajo dentro de la gestión general de la empresa. Es decir, cuida que sea un concepto que esté presente en la planificación, ejecución y resultados de la empresa.

Por el “principio de protección” se promueve que las condiciones de trabajo sean dignas y garanticen un estado de vida saludable, física, mental y socialmente para los trabajadores.

En tal contexto y teniendo en cuenta el “leit-motiv” de la norma, cabe las preguntas que, seguro, cada uno de ustedes podrá responderse: la salud ocupacional en su sentido preventivo ¿es un límite o un marco amplio y adecuado?, ¿es un callejón de cumplimientos o una autopista de oportunidades?, ¿es un costo o una inversión?, ¿es un intruso o un aliado?

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.