Primicia 0.0

Primicia 0.0

Por fin, habló. Después de más de medio año de ocupar Palacio de Gobierno –además de los nocturnos y opacos días en la casa de Breña- Pedro Castillo se atrevió a dar una entrevista a un medio de comunicación. La “exclusiva” ocupó la carátula y seis páginas de un conocido semanario que se llevó la primicia aunque la verdad de novedades para el país ninguna y de rectificaciones y enmienda sobre su nefasta gestión gubernamental menos, salvo que se le crea por enésima vez de que está “dispuesto a que se hagan todas las investigaciones”; que “estamos acá no solo llamando a la unidad sino buscando siempre personas idóneas” o “a los ministros y funcionarios se les evalúa permanentemente (…) y esperamos hacer correcciones después de ver resultados”. Vaya declaraciones repetidas que hace meses la realidad desmiente.

No ocultamos que la lectura del “interviú” palaciego nos resultó decepcionante más que por el entrevistado, cuyas deficiencias y vacías redundancias son abrumadoras, por las preguntas y repreguntas en su mayoría complacientes del entrevistador, un respetable periodista curtido en tantas lides democráticas y que no pareció ese referente del diarismo nacional independiente. Motivos habrá para tanta suavidad, pero habiendo tenido la suerte y la responsabilidad ante la Nación de ser el privilegiado dialogante se hubiese esperado de él más crítica, filo y carne y no banalidades como preguntarle a Castillo “ si los domingos por la noche, cuando enciende la tele, ¿siente Ud. miedo?”.

La oportunidad que significó esta entrevista debió servir, al menos, para intentar periodísticamente que Pedro Castillo rinda cuentas sobre tantos escándalos y estropicios, máxime dada la crisis generalizada que sufre el país en manos de este gobernante, su cuestionable gabinete –con una que otra excepción- y demás impresentable camarilla. En cambio, cual lavada de cara, Castillo se salió por peteneras escudado en que “es un hombre del pueblo” y en plan de aprendiz de estadista y víctima cuando la verdadera víctima es el Perú. ¡AMÉN!

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.