En la confrontación entre empresas del sector electricidad, con impacto en el consumidor, el Osinergmin (OSN) deberá publicar el próximo 30 de abril, el procedimiento para la fijación del precio del gas natural (GN) de las centrales termoeléctricas, que es el centro del conflicto.

OSN, en sus comunicaciones al COES, ha reiterado los tres principios que rigen la Sentencia de “Acción Popular” dada por la Sala Constitucional de la Corte Suprema, que obliga a una nueva regulación: 1) principio de la interdicción de la arbitrariedad; entendida como insoslayable fundamentación de la normativa; 2) igualdad y 3) eficiencia.

La interdicción de la arbitrariedad, el COES la asocia a los precios de suministro de GN (molécula), que por lo evaluado es un costo variable. Corresponderá a los operadores sustentar los casos donde las cláusulas de los contratos que tienen con el Consorcio Camisea, los lleve a costos fijos irrecuperables a futuro, no veo que eso ocurra.

La igualdad, se le ha relacionado con el transporte del GN por el gasoducto Camisea-Lima. El directorio del COES (DICOES), discrepó con su “dirección ejecutiva” (DECOES), que sustentó el 1 de abril pasado, que no solo el transporte, sino también la de distribución de GN, deberían considerarse costos variables, comparándolos con el caso de los combustibles líquidos, donde al momento de la operación se consideran montos variables, tomando el volumen realmente consumido.

El DICOES considera que no hay igualdad entre el suministro de combustible de líquidos y el de GN, poniéndose a buen recaudo asociándolo a definiciones previas que el Ministerio de Energía y Minas deberá realizar relacionadas sobre el Mercado Secundario de Gas Natural, normado pero postergado en su aplicación hace más de 10 años.

Esta posición devendrá en el retraso del reconocimiento del transporte como costo variable. La distribución, seguirá el mismo derrotero, con el agregado que la DECOES ha dado marcha atrás y se ha alineado con el DICOES y ahora lo reconoce como costo fijo, postura inaceptable.

La eficiencia hay que evaluarla sobre el costo total del GN, sin las distorsiones originadas por la derogada declaración de precios. El proceso está en fase final y hay mucho por debatir.