Mucho me temo que este gobierno, si bien no le veo la traza de corrupción como a Vizcarra por lo menos en el caso de Sagasti, pero es tan igual de pasivo e incompetente.

Parecería que no entienden que el rol del gobierno es como el de una empresa pública que da servicio a sus clientes, que somos los peruanos, en los sectores en que está organizado Ejecutivo, ministerio por ministerio.

Y ellos, el ejecutivo, en sus tres niveles de gobierno: central, regional y distrital, tienen que actuar proactivamente para resolver los problemas de la sociedad.

Es como que sólo fueran un espectador que evalúa lo que nos pasa y nos lo cuentan, en largas y confusas conferencias de prensa, pero no hacen nada.

Aquí algunos ejemplos de ello por sectores:

A. MINSA/Crisis de Coronavirus: Tienen el candor de decirnos: “cuídense y pónganse las mascarillas, la pandemia es un tema de ustedes”.

Pero, en lo que a ellos les corresponde como autoridades, para lo cual les damos la nada despreciable suma de 170,000 millones de soles anuales en impuestos, no hacen nada.

En gestión logística para ayudar a los más vulnerables, tal como se hizo en el modelo Guayaquil que tanto éxito tuvo, no hacen nada.

Para duplicar la capacidad de camas UCI y reducir el indicador de fallecidos por millón a nivel país, literalmente para evitar que mueran miles de peruanos, no hacen nada.

B. MTC: Por resolver el problema del tráfico, no hacen nada.

C. PCM: Por concesionar vías importantes en asociaciones público-privadas, impulsando la inversión, bajando el costo hora del tráfico, reduciendo los costos indirectos de la operación de todas las empresas, haciéndonos más competitivos a nivel local e internacional, no hacen nada.

Por establecer, metas y objetivos cuantitativos, sobre los cuales rendir cuentas en periodos mensuales, con lo cual tú como peruano irías mes a mes viendo progreso y generando confianza.

Noooo, de todo eso, no hacen nada.

Entonces el ambiente de incertidumbre, desconfianza y resquebrajamiento de la institucionalidad es pues serio y hay que comenzar a revertirlo.

Y por supuesto, de todo ésto que he dicho como visión de servicio público, TIENE QUE SER, parte necesaria de una propuesta de valor de algún candidato, cosa que tampoco escucho.

Asumo que ello será parte de los planes de gobierno que expondrán los jefes de planes de gobierno de cada uno de los candidatos, ahora que ya entremos en febrero, en que llegamos al principio de la recta final de la campaña presidencial.

Ahora sí creo que, tanto como para el gobierno como para los candidatos, más claro ni el agua.