Las personas en el transcurso de sus vidas han encontrado obstáculos que han impedido realizar determinados fines que al final han sido resueltos y, en otros casos, ha sido imposible por diferentes causas, quedando la posibilidad de lograrlo más adelante o resignarse por el momento; y lo fundamental es no perder la esperanza de solucionar los obstáculos que se presentan en la vida.

Sí bien es cierto existen una serie de impases en el desarrollo del ser humano, el día de hoy vamos a ocuparnos de la salud mental como paradigma, que los seres humanos deben estar orientados a lograr su bienestar emocional, tranquilidad, sosiego, adaptándose, al mundo que nos ha tocado vivir, encontrando respuestas satisfactorias, que nos permita seguir adelante y para eso tenemos que estar preparados, ser personas trejas, arriesgadas, astutas, sin temores, manejar sus miedos y la capacidad de afrontarlos los hará libres.

Conocí el caso de una mujer adulta, que había perdido a su padre en el interior del país, fue ajusticiado en la plaza de armas, degollándolo por terroristas, cuando su padre era modelo de ejemplo a seguir, bueno con su familia y su pueblo, que lo único que buscaba era el bienestar de su gente y fue incomprendido con las consecuencias fatales que tuvo que pasar. Nunca olvido esta escena desgarradora, cruel y sádica, que no encontró respuestas en su interior.

Nadie está preparado para morir de esa forma, puedes estar preparado para la muerte, pero no de la forma injusta e inhumana que le sucedió al padre de esta persona, que hasta la fecha no ha podido superarlo, es obvio, pero las luchas emocionales también pueden manejarse, la resignación, de haber hecho todo para encontrar justicia y no haberlo logrado por la coyuntura que pasaba el país, pero sí ha logrado vivir con tranquilidad consigo misma y su familia, ayudando a otras personas que han pasado por un dolor parecido sin resolver.

Desde una perspectiva psicológica, podríamos hablar de un diagnóstico como estrés post traumático, que significa que después de una experiencia emocionalmente no gratificante, queda perennizada en el subconsciente y cualquier estímulo adverso activa la experiencia inadecuada vivida, empero, cuando se ha trabajado en psicoterapia estos aspectos emocionales, que a lo largo del tratamiento han sido expuestos, explicando las diferentes armas que pueda adoptar en la mejoría de su salud mental, como en algunos casos, regresar al escenario donde se produjeron los hechos, en algunas personas ayuda a manejar estas experiencias inadecuadas. La mente con la ayuda de un profesional de la salud mental, le va a dar la oportunidad de seguir viviendo consigo mismo y los demás.