A raíz de la larga y complicada Pandemia Mundial, en el Perú, aparte de luchar contra el Covid-19, se han presentado una serie de problemas como los económicos, sociales, políticos y otros por afrontar como las complicadas elecciones del 2021.

Respecto a la inesperada y peligrosa presencia del virus, más de 600 mil peruanos han sido atacados por el Covid y lamentablemente han fallecido un mínimo de 30 mil que representan 940 fallecidos por millón, de los 32 millones que somos, superando a Bélgica que tiene 865 por millón que era el país más afectado y, por lo tanto, ya asumimos este penoso liderazgo mundial.

Los motivos de esta situación son varios, las aglomeraciones en los mercados, en las cobranzas de los bonos, en el saturado transporte público, por los ambulantes en sus esfuerzos por sobrevivir, sumándose la irresponsabilidad de no utilizar las medidas preventivas, además las deficiencias del Gobierno en su manejo integral, especialmente en el pésimo suministro del oxígeno y las prolongadas cuarentenas, que dieron como resultado, los atrasos en reactivar la economía.

Dentro de esta complicada situación, surge la esperanza de las vacunas, a pesar que su eficacia no está comprobada. Ojalá que su aplicación y resultados sean efectivos.

Respecto a nuestra golpeada economía, debido a la larga inactividad del aparato productivo, los elevados gastos en controlar la salud, apoyar a los necesitados, a las empresas paralizadas, sobre todo las medidas populistas del Gobierno y del Congreso y la baja recaudación de impuestos, nos llevará a fin de año a una disminución del 13% del PBI, al incremento de la pobreza e inseguridad.

Los problemas ocasionados por la pandemia se suman a la incapacidad del Congreso dictaminando leyes populistas, sin conocimientos básicos de economía, ni de las leyes constitucionales, con un Presidente alejado de los principios democráticos de su partido, que van en contra de nuestra necesaria recuperación, contribuyendo a la paralización del país.

Independientemente de esta situación difícil de destrabar, nos queda por resolver y afrontar lo más importante: las Elecciones Presidenciales y Congresales a efectuarse en un corto tiempo (8 meses). Si no elegimos bien, los problemas enumerados se incrementarán enormemente, por lo tanto, es IMPRESCINDIBLE lograr un Gobierno de unión, alejados de planteamientos ideológicos y personalismos.

El objetivo es lograr un Gobierno y Congreso de coalición, que comprenda que estamos en una época muy complicada y no se logrará revertirla, gobernando aisladamente. Para ello, solo existe la alternativa en la que prevalezca, la unión de las fuerzas políticas responsables.

En relación al alto número de partidos políticos y pretensiones presidenciales, tienen que convencerse que solos, efectivamente, existe la posibilidad de ganar las elecciones, pero les será muy difícil gobernar con los problemas existentes y lograr nuestro necesario crecimiento.

Finalmente, hay candidatos independientes y otros ligados a sus partidos políticos, entre otros: Del Solar, Roque, Nieto, Forsyth, Cilloniz, Verónica, Barnechea, Keiko, Raúl DC, Acuña, Guzmán.
¿Cuál de ellos nos podrá gobernar aisladamente?

Me permito reiterar que el Perú de hoy necesita un Gobierno de “unidad”.