Recientemente se ha pronunciado el gobierno de los Estados Unidos -New York- aduciendo que prohibirá por un año la entrada de perros procedentes de más de 100 países donde la rabia sigue siendo más que un problema.
Los perros procedentes de esos países de antemano deben demostrar que están vacunados contra la rabia. La prohibición se implementará debido a un aumento en el número de cachorros a los que se les negó la entrada porque no eran lo suficientemente grandes para estar completamente vacunados, señalaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).
Esta medida entrará en vigor el 14 de julio. Douglas Kratt, presidente de la Asociación Médica Veterinaria Estadounidense, refirió dicha decisión.
“Queremos asegurarnos de que estamos trayendo perros saludables al país, sobre todo si van a ser mascotas”, dijo Kratt, un veterinario que reside en La Crosse, Wisconsin.
La prohibición abarca a los perros que ingresan o regresan a la nación, incluidas mascotas o aquellos que son traídos para su venta o adopción. Aproximadamente un millón de perros son traídos a Estados Unidos al año, y se tiene previsto que la prohibición afecte a entre 4% y 7.5% de ellos, señalaron las autoridades. Se harán excepciones para algunas situaciones, como para los perros guía o para los extranjeros que se mudan al país con sus mascotas.
La mayoría de los perros a los que se les negó la entrada recientemente venían de tres países: Rusia, Ucrania y Colombia. Pero varios rechazos más provocaron que los CDC prohibieran el ingreso de perros procedentes de todos los países donde el riesgo de rabia es demasiado alto, explicó Emily Pieracci, una experta en rabia de los CDC.
Muchos de los rechazos fueron por documentación falsa que afirmaba que los perros tenían más de 4 meses, comentó Pieracci. Los perros menores de 4 meses no pueden ingresar al país debido a que las vacunas antirrábicas no tienen efecto antes de que el perro alcance esa edad.
Es menester señalar que la rabia suele ser una enfermedad mortal tanto para perros como para los humanos, y es causada por un virus que invade el sistema nervioso central. Lo más habitual es que se propague a través de la mordedura de un animal infectado. No hay cura para ella una vez que se presenten los síntomas, pero puede prevenirse mediante la vacunación. Ante dicha aclaración es imprescindible tener la cartilla de vacunación al día y en orden de nuestras mascotas, pues vemos que existen virus que nos pueden apartar de nuestros animales, además de ello sabemos que estamos ejerciendo una adecuada tenencia responsable, requisito ineludible para tener la custodia de una mascota, ya que es un ser sintiente.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.