Tras del debate de Chota muchos de los indecisos han empezado a darse cuenta de que existe un verdadero peligro de perderlo todo si entra una persona que quiere manejar nuestro país con ideas comunistas y lo que es peor no tener un plan de cómo solucionar los grandes problemas que atraviesa el Perú, donde salud debe ser una prioridad.

Algunas de las propuestas de salud en el caso Castillo fueron que garantizará las vacunas y que ya había hablado con el embajador ruso para traer 20 millones de vacunas, es decir prometió vacunas como cancha, pero no dijo cómo las van a traer porque hasta el día de hoy no existe ningún registro sanitario ni autorización del gobierno y sin ese documento no pueden ingresar al Perú. La otra propuesta que hizo fue poner un médico en cada posta y luego mencionó que usará los 5,000 serumistas para llenarlas, lo cual es una media verdad porque el SERUMS es un servicio obligatorio temporal de los médicos a fin de que posteriormente puedan realizar la residencia o postular a una plaza del Estado, es decir no son trabajos permanentes y parte del problema en los sitios alejados es que los médicos no se quedan. Luego dijo que va a cambiar la Constitución para que la salud sea un derecho, pero la salud como derecho ya está en la Constitución de 1993. Es decir, si por eso iba a cambiar la Constitución en verdad no tiene que hacerlo porque ya está. Y por último dijo que subirá el presupuesto de salud a 10% del PBI, lo cual no es posible porque hoy es aproximadamente S/21,000 millones y eso significa que lo quiere subir a S/77,000 millones, ¿a qué ministerio le va a quitar S/56,000 millones? Son propuestas sin sustento.

Keiko Fujimori fue más concreta, propuso aplicar medidas de detección temprana de personas infectadas mediante el uso de 70,000 pruebas moleculares diarias, el rastreo de contactos de los infectados, esto para luego aislarlos domiciliariamente otorgando ayuda alimentaria. Técnicamente es correcto. Luego propuso el “bono oxígeno” para todas aquellas familias que han perdido un familiar para apoyarlos con los problemas económicos que hoy están teniendo. Y también propuso la vacunación gratuita, pero con el apoyo de la empresa privada, lo cual es positivo.

Un primer debate que ha dejado claro quién tiene un plan y quién no. Esperemos que para los próximos debates mejoren y puedan abordar más el cómo y no tanto el qué, para que no sea una lista de buenos deseos sino una exposición de ideas que enriquezca a quienes los vemos y deseamos conocer que quieren hacer con el país.

@sandrostapleton