Se ha presentado en el Congreso un proyecto de Ley que garantiza el acceso oportuno a la vacuna contra la covid-19. La idea es autorizar al sector privado y a los gobiernos regionales la adquisición, importación, almacenaje, distribución, comercialización y aplicación de la vacuna contra la covid-19.
Algo que tiene mucho sentido cuando vemos los tristes resultados que hemos tenido en cuanto a la vacunación de nuestra población. A la fecha llevamos vacunados alrededor de 700,000 personas, eso es aproximadamente el 3% de los 24.5 millones de personas que tenemos que vacunar para conseguir el objetivo. A esta velocidad de vacunación terminaríamos con suerte a finales del 2022.
Por eso es importante que este proyecto no deje vacíos que puedan ser utilizados por aquellos ideologizados que siempre ponen trabas a todo. Con el ánimo de que esto siga avanzando hay algunas correcciones que sugeriría. Primero el proyecto dice que la autorización se otorga a las empresas con experiencia en el rubro, lo cual está bien, y las obliga a que el número de vacunas para asistencia social no sea menor al 30% del número total de vacunas adquiridas que serán expedidas dentro de la circunscripción territorial donde desarrollas sus actividades económicas. Recordemos que estas empresas con experiencia en el rubro serán solo un vehículo para que se cumplan con todas las normas y protocolos, ellas solo las traerán para que la empresa privada final digamos, una minera, vacune a su personal y familia. Por tanto, se debería tomar como referencia la circunscripción territorial de la empresa final (la minera del ejemplo). Pienso también que sería mejor que ese 30% quede como un aporte a la cantidad de vacunas que utilizará el Estado para inmunizar a quien le toque de acuerdo al cronograma de vacunación.
En las disposiciones complementarias finales en la parte cuarta sobre autorización automática de registro sanitario condicional dice al inicio “El registro sanitario condicional por un año establecido por el artículo 8 de la Ley 29459, modificado por la Ley 30191…”, en la Ley 29459 no existía el registro sanitario condicional, sino solo el registro sanitario, y la Ley que modifica el art 8 es la 31091. Es en la Ley 31091 cuando se crea el registro sanitario condicional.
Por último, en la parte quinta sobre homologación de autorización cuando tenga aprobación internacional como FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos de los EE.UU.), la EMA (la Agencia Europa de Medicamento) u otra emitida. Debe establecerse que se homologará con el registro condicional automático entregado el mismo día que se presente su solicitud.
Estos pequeños detalles harán la diferencia entre la vida y la muerte, señores congresistas, ténganlos en cuenta, por favor.
@sandrostapleton

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.