Examinemos el caso. Martín Vizcarra Cornejo ejerció la Presidencia de la República del Perú hasta que fue vacado por el Congreso el 9 de noviembre del presente año. La fórmula presidencial es elegida conforme al artículo 111 de la Constitución, pero Vizcarra accedió a la Jefatura de Estado al producirse la renuncia de PPK a fines de marzo del 2018 para evitarse su vacancia por incapacidad moral. De acuerdo al artículo 112 de nuestra carta política: “El mandato presidencial es de cinco años, no hay reelección inmediata. Transcurrido otro período presidencial como mínimo, el ex presidente puede volver a postular sujeto a las mismas condiciones”.

Esta prohibición alcanza al presidente elegido así como al vicepresidente que lo hubiere sucedido dentro del plazo de su mandato. En el Capítulo IV del Título IV, artículos 110 al 118, no existe norma alguna que prevea la posibilidad que el presidente pueda ser candidato al Congreso en las próximas Elecciones Generales. De otro lado el Capítulo XIII del Sistema Electoral, artículos 176 al 187 tampoco existe norma alguna sobre la elección del presidente saliente al nuevo Congreso de la República.

Ahora bien se ha dicho que para que Vizcarra pueda ser candidato al Congreso, él debió haber renunciado a la Presidencia de la República el 10 de octubre último. Esta afirmación se basa en el artículo 113 de la Ley Orgánica de Elecciones en virtud de la cual los candidatos al Congreso deben renunciar a determinados cargos públicos seis meses antes de la fecha en la que se llevarán a cabo las elecciones. Dicho dispositivo comprende a un gran número de funcionarios, ministro y viceministros, autoridades regionales, miembros del Tribunal Constitucional, Junta Nacional de Justicia, presidente del BCR, superintendentes de Banca y Seguros, de la Sunat, de las AFP, los miembros en actividad de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional y las personas condenadas a pena privativa de la libertad por sentencia firme por delito doloso. El Presidente de la República no está comprendido en estos impedimentos y por lo tanto no le alcanzan.

Se puede alegar que el Presidente de la República está sujeto a un deber de neutralidad en las elecciones, lo cual está previsto en el artículo 346 de la Ley Orgánica de Elecciones. Pero el señor Vizcarra ya no es Presidente de la República de manera que se encuentra fuera de esa norma. Por consiguiente podemos concluir que no existe disposición alguna en la Constitución o en la Ley Orgánica de Elecciones o en cualquier otra ley, que impida a Vizcarra ser candidato al Congreso. Esta conclusión, ciertamente, no me convierte en partidario suyo ahora o en el futuro.