Pedro Castillo recibe un país azotado por la pandemia, que nos lleva costando 200 mil muertos, 3 millones de desempleados y una caída de 11% del PBI (2020). Al evaluar el manejo del gobierno saliente en: tasa de mortalidad, cuarentenas, PBI y vacunación, el Perú ocupa el último puesto: 154 (Der Spiegel 12/7/21), pese a que en el ranking del Índice de Desarrollo Humano (IDH) estamos en el lugar 79.
La primera tarea de Castillo es controlar la inflación, que en su mayor parte se debe a la reciente devaluación de 14%, la que no sólo se combate con un equipo coherente en el MEF, BCR y SBS, sino también con un plan que resulte “amigable” para los mercados. Pero, la convocatoria a una Asamblea Constituyente y restaurar el artículo contra el monopolio que existía en la Constitución de 1979, entre otros cambios, representa el cruce del Rubicón para la Confiep.
No obstante, los problemas financieros del Presupuesto 2021 se han resuelto por el nuevo boom de los metales donde destaca el cobre, pero también el plomo, zinc, estaño, que han llevado las exportaciones a un nivel anual de US$ 52,000 millones.
Gracias a este maná que nos cae del cielo – por el repunte de EEUU y China- los ingresos en el primer semestre se han incrementado en 8.4% en comparación al 2019, es decir, venimos superando los niveles prepandemia. La recaudación de impuesto a la renta de empresas (3ra categoría) creció en 18.5% respecto al 2019. Boyantes. No sólo por las mineras sino además por otras empresas como, por ejemplo: Alicorp y las farmacias de Intercorp, las utilidades han crecido en 200% y 1,600%, respectivamente.
Curiosamente la recaudación del impuesto a la renta de los trabajadores independientes (4ta categoría) en comparación con el 2019 experimentó un alza de 26.2%. ¿Serán tal vez los potros de bárbaros morados?
Entusiasmado con esta bonanza fiscal, el ministro Waldo Mendoza, en este periodo, ha gastado 26.4% por encima de lo desembolsado prepandemia en el 2019 (S/ 82,280 millones). Los gastos por covid-19 se cuadruplicaron (S/ 575 millones) frente a lo gastado el 2020 y en la Reconstrucción del Norte se invirtió el equivalente a 183.3% de lo que se desembolsó en el 2019. La ejecución de la inversión pública al primer semestre del 2021 asciende a S/ 15,776 millones, una cifra récord, superior en 36% a la cifra del primer semestre del 2018 que era un hito.
Así las cosas, al mes de junio, por más que se recaudó como nunca, también se gastó como en pascuas, lo que ha llevado al déficit fiscal a ubicarse en 6.4% del PBI, cuatro veces mayor (1.7%) del que existía antes de la pandemia. Habrá que ver cómo maneja el nuevo gobierno con este guarismo que es clave a los ojos de Moody’s y Fitch para conservar el grado de inversión. Por otro lado, la deuda pública bordea los S/ 280,000 millones (US$70,000 millones), que cinco años atrás representaba la mitad: 140,000 millones.
También el profesor chotano recibe un país que produce anualmente US$ 223,000 millones (PBI) con unas Reservas Internacionales Netas que alcanzan los US$ 72,355 millones (15/7/21) -con una caída de US$ 7,567 millones por el efecto Castillo- y con depósitos del sector público que ascienden a US$22,500 millones.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.