El limitado razonamiento, la incapacidad en gestión pública, su cuestionable moral que le imposibilitaría dilucidar entre lo que está bien o mal, su creciente repudio popular, la progresiva inestabilidad política, social y económica agravada por los actos de corrupción, de todo tipo y calibre, cometidos por los inefables filo-narcotraficantes nombrados por el presidente Castillo, parecieran no ser argumentos suficientes para vacar al cuestionado profesor; lo que sorprende ya que, para vacar a Vizcarra y precipitar la renuncia de Merino, no fueron necesarios tantos indicios, pruebas y evidencias, sólo fue necesaria voluntad política.

El Perú, día a día, se acerca al precipicio, al desfiladero de la crisis económica, pero nadie actúa, todos hacen cálculos políticos, se repliegan esperando nuevas elecciones. Quijotes, para ese momento ya todo estará consumado. No esperemos tanto, sino las consecuencias del COMUNISMO CHICHA ya habrán minado nuestras bases macroeconómicas, de tal manera que, para las elecciones subnacionales de 2022, los pobres serán más pobres, recibirán dinero sin trabajar a cambio de su voto, y el país, para las elecciones de 2026, en control de los filo-terroristas, estará o entrará en una espiral de terror.

La inacción se sustenta, entre otros argumentos, en que el Perú nunca podría llegar a la lamentable situación de Venezuela. Sin embargo, a pesar de ser éste un país hiper rico, que flota en petróleo, de haber sido más desarrollado que Perú, con más infraestructura y capacidad de endeudamiento, ahora es uno de indigentes. Ocurrió así porque, en promedio, su población siendo más educada que la nuestra, la que pudo responder mejor ante la subrepticia inicial amenaza chavista comunista, cayó en la inacción, en la cómoda pereza engendrada, instalada y fortalecida a través del facilismo… ¡por el populismo que la condenó!

Venezuela, para que se entienda, según amigos, tenía 18 vuelos diarios a Miami, de lunes a viernes, y 24 vuelos los fines de semana. En el aeropuerto de Caracas había miles de vuelos, de ingreso y de salida, todos los días, todo el año. Ahora nadie sale con facilidad. Peor aún, nadie quiere ingresar a Venezuela. Hoy vas a Maracaibo, Ciudad Ojeda o Cabimas, ciudades fundadas en el petróleo, parecen pueblos fantasmas.

La realidad social, cultural, política y económica peruana difiere a la venezolana y la mexicana, aun cuando compartamos idiomas y nos unan lazos de amistad forjados en las luchas independentistas. Sin embargo, aun existiendo diferencias estructurales, el comunismo, utilizando básicamente el mismo modelo, en cada contexto creará y ajustará donde sea necesario, para lograr el mismo resultado: ¡LA POBREZA!

El caso de México es aleccionador. El presidente López Obrador está dando bonos de 6,000 pesos mexicanos, equivalentes a 300 dólares americanos, a los estudiantes de preparatoria de último año, a los mayores de 70 años y a las madres que no pueden trabajar por cuidar al hijo. Así las cosas, ¿ustedes creen que esta gente va a votar por otro candidato que no sea del partido de López Obrador? Lo mismo ocurrirá en el Perú a través de las políticas populistas que se están instaurando desde el gobierno central, por ejemplo, con el bono Yanapay, y en breve, desde los gobiernos subnacionales.

Quijotes, acá se aplica perfectamente las definiciones de riesgo y amenaza. El comunismo es una amenaza porque está en el poder, tienen las intenciones y los medios. Si no se toma acción, entonces lo más probable es que la amenaza se cumpla.

Peruanos, fuerzas políticas, no a la inacción… ¡VACANCIA YA!

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.