La delincuencia, la corrupción y el desempleo, preocupan más a los ciudadanos que la inestabilidad política, los malos servicios de salud y educación, según una encuesta que se llevó a cabo este mes de diciembre en todos los distritos de la capital.

El 67% de los entrevistados que teme a la delincuencia -de acuerdo a un estudio de Pacific y Escucha Perú- son personas de clase media, entre los 25 y 60 años que esperan soluciones concretas del Ministerio del Interior y las autoridades locales, para que disminuyan los altos grados de asaltos, robos y crímenes que se producen bajo distintas modalidades, en todos los lugares y a distintas horas del día.

Esta es una lamentable realidad, de la cual se ocupan los medios; sin embargo, no hay planes concretos para avanzar en la lucha contra este flagelo más que por falta de recursos, por deficiente coordinación entre las instituciones. El Comisario es quien tiene la responsabilidad sobre la Seguridad Ciudadana, pero son las Municipalidades quienes cuentan con servicios bien equipados de Serenos; sin embargo, no actúan en conjunto como deberían, ya que si bien unos tienen la licencia para detener a quienes delinquen, los otros tienen las herramientas adecuadas para hacerlo.

Las municipalidades invierten cada vez más en cámaras de seguridad, con pocos resultados; porque si es verdad que pueden identificar a algunos delincuentes a posteriori, no logran persuadirlos para que estos actos disminuyan. Las acciones contra la propiedad y la vida, se planifican en las cárceles desde donde son capaces de cavar largos túneles con la intención de huir, como el que se descubrió hace poco y, también, cuentan con celulares y potente señal de internet para comunicarse con el exterior.

La corrupción es un asunto que, si bien ha desaparecido de las primeras planas, no lo ha hecho de las mentes del 40% de los ciudadanos, según esta encuesta, porque sin duda es una asignatura pendiente en el país. Personajes que han reconocido y confesado su relación con la empresa Odebrecht y el llamado Club de la Construcción tienen sus casos congelados en la Fiscalía y, ni qué decir, sobre todo de los ricos y famosos, como de algunos candidatos que confían en la poca memoria de los peruanos.

En cuanto al desempleo que tan fuertemente nos ha golpeado en tiempo de pandemia, es la preocupación más importante del 30% de los entrevistados, por la citada encuestadora; especialmente entre las personas más vulnerables que, sin duda, han recurrido muchas de ellas a la venta ambulante callejera para paliar sus necesidades más urgentes, porque la tasa de desempleo en Lima se ubica en el 16.5%, con una disminución del 23.9% de personas con empleo, respecto del 2019.

Por otro lado, llama la atención que asuntos, como es el caso, de los malos servicios de salud, según esta encuesta, sólo interese al 11% de la muestra, entre las que se destaca a las personas más vulnerables de la población. Más aún en momentos de pandemia mundial, cuando no ha podido vencerse, prácticamente ninguno de los países del mundo, a la Covid-19, entre los cuales el Perú es el más golpeado por millón de habitantes, es un dato muy curioso.

Los mismo sucede con la educación (8%) y la falta de aparente interés por la inestabilidad política (11%), en momentos en que prácticamente se ha perdido el año escolar, al menos en la mayoría de colegios estatales y cuando hemos tenido tres Presidentes de la República en el mismo 2020.
Saquen sus conclusiones.

Profesora CENTRUM PUCP-Ex Congresista