Llorar sobre la leche derramada no sirve, tampoco quedarse en el lamento por el resultado electoral fraudulento o por la pasividad por no decir indiferencia internacional. No perderemos tiempo en esto salvo para espetar la indignación que nos causó y causa el triste papel cumplido por el Tío Sam supuesto gran guardián de la Democracia y para reclamar que la verdad de este fraude quede esclarecida judicial y/o parlamentariamente más temprano que tarde.
Escuchado el mensaje a la nación del investido como Presidente de la República y conocido lo que es hasta ahora el esperpento de gabinete ministerial encabezado por un apologista del terrorismo e integrado por un ex guerrillero castrista-velasquista, una filo emerretista, investigados fiscalmente y por profesores y otros sin competencia en gestión y políticas públicas ni mayores pergaminos, creemos que a todos incluidos los tontos útiles, compañeros de viaje y furgones de cola caviares desembarcados del carro de los camaradas Castillo-Cerrón, no les puede quedar duda que lo que se viene a la corta o larga salvo una reacción nacional que lo impida es un gobierno socialista autoritario, anacrónico y fracasado en el mundo de corte marxista, leninista, maoísta e influenciado por el senderismo subversivo reciclado en el MOVADEF. El infierno perfecto.
Repetiremos hasta el cansancio que el Perú es –y debe seguir siendo– un Estado Constitucional y Social de Derecho y que la eventual ruptura de esta legalidad democrática legitima al ciudadano a la defensa del orden constituido. Que queda claro que no alentamos –y jamás lo haríamos– un Golpe de Estado como tampoco la imposibilidad de la reforma de la Carta Magna actual en aquello que resulte necesario sin menoscabar el sistema democrático y republicano y los derechos y libertades fundamentales que consagra.
Gracias a Dios, nos queda para esta defensa un Congreso con mayoría demócrata y centrista que estamos seguros se comportará a la altura de la peor hora que sufre el país. Y, si así no fuere, queda también la calle y continuar con la movilización ciudadana hasta el final. ¡AMÉN!

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en Facebook, Twitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.