Los testimonios de irregularidades en las elecciones no dejan de aparecer. Hay indicios innegables y las autoridades siguen mirando de costado intentando ganar tiempo para ofrecernos “hechos consumados” y de paso organizar a la “portátil virtual”, para que todo aquel que exija transparencia sea acusado de “golpista”.

Una de las últimas revelaciones -que coloca en el ámbito de la ilegalidad a la plancha presidencial de Pedro Castillo-, es que la inscripción de la candidata a la vicepresidencia Dina Boluarte es irregular no solo porque no renunció con seis meses de antelación a la jefatura de la oficina del Reniec de Surco, sino que una funcionaria de uno de los organismos miembros del sistema electoral peruano (como lo es Reniec) no puede al mismo tiempo ser candidata a nada.

A eso hay que sumarle que el Jurado Electoral Especial (JEE) de Huancavelica sí cumplió con verificar las firmas de los miembros de mesa con el Reniec. Así los peritos afirmaron que al menos dos de las firmas de miembros de mesa no son compatibles con las firmas originales. ¿Se imaginan si esto se realiza con todas las solicitudes? El Jurado Nacional de Elecciones ha abdicado a su obligación de encontrar la verdad e impartir justicia electoral.

Otro que renunció a su función de asegurar unas elecciones impolutas fue el presidente Francisco Sagasti, quien prefirió que la duda persista en la mitad de peruanos al negarse a solicitar una auditoría internacional de las elecciones. La auditoría hubiera significado zanjar las protestas y reclamos, y si el profesor Pedro Castillo es el auténtico y legítimo ganador de los comicios, habrá que respetarlo y reconocerlo. Pero el mandatario optó por el camino de las dudas antes que de las certezas.

En medio de la incertidumbre, el candidato Castillo insiste con la propuesta de una nueva Constitución, la que –según él-, será prioridad en su eventual mensaje a la nación del próximo 28 de julio. Por su parte, Vladimir Cerrón, el dueño del partido Perú Libre, ha subrayado que “La Asamblea Constituyente es un compromiso irrenunciable” quitándole autoridad al economista Pedro Francke, quien al reunirse con inversionistas peruanos y extranjeros ha insistido que el cambio constitucional no es necesario.

Y por si fuera poco, el propio Cerrón admite que la actual Carta Magna no contempla la Asamblea Constituyente como medio para modificar la Constitución, por lo que su insistencia y ejecución supondrán un quiebre democrático. Eso sí es un anuncio de golpe de Estado, pero claro, según la narrativa de izquierda, los “golpistas” son otros.

Entre tanto, siguen cayendo los miembros de la organización criminal ‘Los Dinámicos del Centro’, enquistada en el gobierno regional de Junín, y que pedían coimas a cambio de brevetes. “El objetivo era financiar la campaña política del partido”, dice la fiscal a cargo del caso. Es decir, estaría demostrado que Perú Libre ha financiado la campaña de Castillo con dinero de la corrupción.

Los ciudadanos que reclamamos elecciones justas y que el país no caiga en manos de una banda como “Los Dinámicos del Centro’, no tenemos a quién acudir para que se respeten nuestros derechos. Las instituciones como el JNE, el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial, no se han puesto a la altura de las demandas. Por eso, ¿quién podrá defendernos?

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.