Rafael Hidalgo

Rafael Hidalgo

DESDE EL FARO

Acerca de Rafael Hidalgo:





Graña y Montero entre la resurrección y la debacle

La acción (ADR) de la constructora peruana Graña y Montero (GyM) sufrió una caída de 6.1% en la Bolsa de Valores de Nueva York a raíz de la confirmación del ex superintendente de Odebrecht en el Perú, Jorge Barata, de su participación en las coimas que entregó su socio para la adjudicación de la Línea 1 del Metro y en la carretera Interoceánica Sur. Esa misma mañana, el alcalde de Lima, Jorge Muñoz, le dio otro golpe con la suspensión de su contrato para la Vía Expresa Sur.

TAMBIÉN PUEDES VER: “JUAN, DÉJAME SER PRESIDENTE DEL CONGRESO

Hace dos años, GyM pudo capear un temporal mayor cuando sus acciones cayeron 33 % porque se reveló que habían pagado un soborno por la Interoceánica Sur (Hildebrandt en sus Trece 24/02/17). El menú para salir de la tormenta fue remover a la administración. Se fueron del directorio José Graña (presidente), Mario Alvarado (director gerente), Hernando Graña y los representantes de los pensionistas peruanos (AFP) para velar por su inversión: Hugo Santa María (estudios económicos de Apoyo), Federico Cúneo (Sporting Cristal) y Mark Hoffmann (IPAE). Otros testigos, como Luis Miró Quesada Valega (Canal 4), José Chlimper (Agrokasa) y Roberto Abusada, partieron antes del directorio. Sin embargo, como nuevo gerente general fue nombrado el ingeniero Luis Díaz, quien había sido gerente financiero de la empresa.

Las investigaciones señalan que se han pagado US$ 45 millones por la Interoceánica y US$ 24 millones por la Línea 1 del Metro. GyM debería responder por no menos de US$ 16 millones que figurarían bajo el rubro de “Riesgos adicionales” en sus estados financieros.

Otra acción fue contratar a la auditora norteamericana Simpson Thacher & Bartlett, que concluyó que “no identificó evidencias de que se haya participado en algún acto de corrupción”.

La tercera acción que GyM tomó fue la de atraer nuevos socios. El Grupo Fishman adquirió el 10 % de las acciones (US$ 53 millones) y el grupo chileno Solari (Falabella) consolidó el 9.9 %. El Grupo Intercorp quiso entrar con las botas puestas: GyM emitiría bonos que serían adquiridos por Intercorp y podrían canjearse por acciones después de dos años. GyM rehusó esta oferta.

Lo cierto es que GyM no solo enfrenta el proceso de Lava Jato, sino también el del Club de la Construcción. Aún no ha tratado de acogerse a la colaboración eficaz como Odebrecht (Ley 30737), lo que la obliga a reconocer sus culpas y contar la verdad. Tarde o temprano tendrá que transitar por este camino. Al parecer, se viene preparando para esta dolorosa decisión, como se puede advertir por el fideicomiso de US$ 24 millones que ha constituido.

Rafael Hidalgo

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Vladimiro Montesinos acepta declarar ante fiscal José Domingo Pérez

Vladimiro Montesinos acepta declarar ante fiscal José Domingo Pérez