Rafael Hidalgo

Rafael Hidalgo

DESDE EL FARO

Acerca de Rafael Hidalgo:





Inflación con sabor a cebiche de pollo

En los últimas semanas los hogares en Lima han sentido la arremetida de los precios de la mesa popular.

Cuál plumífero artero, el pollo repentinamente alzó vuelo elevándose el precio mayorista en nada menos que 23 %.  Según el barrio, al público le toca un incremento que varía en un rango que va desde S/. 1 en los mercados populares y puede situarse en S/. 3 cerca al sur de Lima, donde los clientes casi ni miran la cuenta.

Por otro lado, el mítico limón del Valle de San Lorenzo registró un precio astronómico de 10 soles el kilo en los mercados de Lima (antes se vendía a 3 soles). Cuesta arriba también transitan de la mano infaltables la cebolla, con la que se completa el cebiche, nuestra papa, la palta, etc. El gobierno justifica el alza por la estacionalidad, el retraso en la reconstrucción, la exportación etc. A todo ello se suman el peaje de Rutas de Lima, la amenaza del pasaje del Metropolitano, el balón de gas y la gasolina, entre otros.

Sin embargo, el Instituto Nacional de Estadística (INEI) revela que la inflación en Lima Metropolitana sólo se ha elevado en 1.84 % en los últimos 12 meses. ¿Cómo así el índice oficial sube por la escalera mientras los precios de los alimentos suben por ascensor? ¿Tiene que ver con el retraso de diez años de la última encuesta, a 36 mil hogares, que alumbró esta bendita “canasta” (ENAPREF 2008)?

El tiempo cambia los hábitos de consumo. Es necesario y urgente actualizar las ponderaciones y componentes de los hábitos de consumo. Por ejemplo, en el período transcurrido entre 1994 y el 2005 la compra de alimentos, que antes representaba aproximadamente casi la mitad del consumo (47.55%), se redujo a un poco más de un tercio (37.82%). ¿Hemos seguido trocando los limeños nuestra priorización en los gastos?.

Ciertamente, cada día que pasa tomamos mas conciencia de la alimentación saludable, comiendo mas verduras y frutas y consumiendo menos harinas, azúcares y gaseosas. También gastamos más en esparcimiento. Y en comidas fuera del hogar. Por último, está claro que esta “baja” inflación no deja de causar relax y tranquilidad en el alto mando del BCR, celoso guardián de la inflación, que ante la última trepada del tipo de cambio ni se inmuta porque, según sus registros, el incremento de precios (sin incluir los alimentos) se sitúa en 2.46 %.

¿A usted qué le parece? ¿Le sigue alcanzando el sueldo?.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
“Moqueguanos” pierden poder en el Ejército

“Moqueguanos” pierden poder en el Ejército